Centro de Parkinson llamó a estar atentos a las señales de alerta para detectar la enfermedad

Se estima que 40 mil personas en Chile sufren de esta condición y un 30% no lo sabe. Aquí, se detallan los síntomas tempranos a los que hay que prestar atención
Archivo
Publicado por: Vivimos La Noticia

En el marco de la celebración del Día Mundial del Parkinson, diversos organismos de la salud han recalcado la importancia de detectar las señales tempranas de esta enfermedad. Pese a no existir una cifra oficial de afectados en Chile, se estima que al menos 40 mil personas padecen esta condición neurodegenerativa.

El parkinson es una enfermedad progresiva y crónica, que causa una pérdida paulatina de la capacidad física y mental. Aunque mayoritariamente se presenta en personas mayores de 50 años, también se da en jóvenes. De acuerdo a datos del Centro de Parkinson en Chile (CENPAR), un 30% no sabe que la tiene.

“Esta condición se caracteriza por la falta de producción de una sustancia química en el cerebro, llamada dopamina, la que es responsable de ayudar a los movimientos del cuerpo y de regular el estado de ánimo de una persona”, explicó el Dr. Roque Villagra, neurólogo y director médico del CENPAR.

“La enfermedad de Parkinson se suele denominar idiopática, lo cual significa que se desconoce su causa primaria. Aunque este déficit es el defecto primario, aún queda por descubrir cómo se pierde esta dopamina. Los estudios indican que la causa es una combinación de susceptibilidad genética y factores ambientales”, agregó el especialista.

Reconocer tempranamente el parkinson puede ser primordial para lograr un diagnóstico oportuno, que junto a una correcta rehabilitación, pueden definir un exitoso tratamiento. Las señales de alerta a las que hay que prestar atención son:

  • Temblores o contracciones en las extremidades, cuando está en reposo o relajado.
  • Disminución repentina y radical del tamaño de su escritura.
  • Problemas para oler ciertos alimentos como plátanos, pepinillos o canela, sin haber un resfrío o congestión nasal de por medio.
  • Movimientos repentinos durante el sueño profundo, caídas de la cama o dar puñetazos mientras se duerme.
  • Rigidez en su cuerpo, brazos o piernas. Sensación que los pies “se pegan” al piso.
  • Estreñimiento frecuente.
  • Cambios en el volumen de la voz, voz baja o sonido ronco.
  • Falta de expresión facial o parpadeo repentino. Sobre lo primero, se debe prestar atención si se le comenta que usted se ve enojado, serio o deprimido, aun cuando no está de mal humor.
  • Mareos o desmayos, que pueden ser síntoma de presión arterial baja, la que a su vez puede estar relacionada a la enfermedad.
  • Mareos al levantarse luego de estar acostado o sentado.
  • Cambios en la postura al estar de pie.
  • Encorvamiento del cuerpo.
LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios