Viernes, 17 de abril del 2020 · Publicado a las 00:38

¿Cómo opera un ventilador mecánico y cuáles son los riegos asociados?

Se deben programar flujos y volúmenes de aire y oxígeno muy específicos para cada persona, hacerlo de forma inadecuada puede provocar la muerte del paciente.

Archivo
Escrito por Marco Díaz

Se deben programar flujos y volúmenes de aire y oxígeno muy específicos para cada persona, hacerlo de forma inadecuada puede provocar la muerte del paciente.

A comienzos de marzo la autoridad sanitaria anunciaba que Chile cuenta con 3 mil 300 equipos de ventilación mecánica para enfrentar la emergencia sanitaria por COVID-19. Sin embargo, no todo el personal médico sabe cómo operar dicho equipamiento, lo que provocó un déficit de personal en esa área.

Cuando se toma la decisión de conectar a una persona a un ventilador mecánico, es porque no puede respirar por sus propios medios, para eso se introduce un tubo por la boca o nariz que llega hasta la tráquea, el cual permite la correcta llegada del oxígeno a los alvéolos, y por ende a la sangre. Otra técnica consiste en introducir el tubo a través de una traqueotomía, dicho equipo está conectado a una red que le suministra aire y oxígeno, cuya mezcla se impulsa directo a las vías respiratorias, así lo explicó a VLN Radio la especialista del área de Cuidados Intensivos para Adultos de la UCM, Soledad Gaete.

Este procedimiento no es para nada fácil de desarrollar. “Para poder conectar a un paciente, se necesita que esté tranquilo. ¿Cómo lograrlo si está con alto requerimiento de oxígeno y cansado de respirar? Se seda un poco, en palabras simples, el paciente pierde un poco la conciencia. En ese momento el médico introduce un tubo por la nariz o por la boca” y añadió que “en su etapa más aguda está sedado, pero cuando uno quiere sacar al paciente de la ventilación, tiene que despertarlo y eso implica que va a estar despierto con un tubo en la boca, por lo tanto, es un proceso bastante complejo”, indicó Gaete.

“Nosotros respiramos, en general, al 21 por ciento de oxígeno que es lo que uno toma del medio ambiente. El ventilador, nos puede dar del 21 hasta el 100 por ciento. Si bien se ve caso a caso, un paciente se conecta siempre al 100 por ciento y ahí se va bajando hasta los requerimientos de salutación de oxígeno en la sangre entre 92 y 93 por ciento aproximadamente”, dijo la académica.

En el caso de pacientes con Covid-19, se requiere respiración asistida debido a la inflamación que genera en las vías respiratorias. “Lo que se conoce es que cuando el virus llega a los pulmones estos se inflaman, se inflama la mucosa del pulmón y, además, dentro de los alvéolos esto genera pus y células muertas, por lo tanto, el tránsito de oxígeno no se realiza y esto va a generar una neumonía que, además, puede producir lo que nosotros conocemos como dificultad respiratoria aguda que es el cuadro clínico que produce el coronavirus”, concluyó Gaete.

Otro aspecto comentado por la profesional es la creciente necesidad de profesionales a lo largo de Chile con adiestramiento formal en el ámbito. “Se tiende a empezar a manejar los ventiladores mecánicos porque el compañero enfermero capacitó a los otros o porque llevan años trabajando con el equipo; pero el soporte técnico del manejo del ventilador lo da una especialización”, indicó.

Gaete hizo hincapié en que “son horas destinadas para que un profesional enseñe la fisiología, la anatomía y las patologías del aparato respiratorio para poder entender la mecánica del ventilador”. De hecho, la especialidad que dirige y que prepara enfermeros para trabajar en unidades críticas como urgencias, UTI y UCI, tiene contempladas mil 200 horas de capacitación.

Lo que preocupa es que, sin sólidos conocimientos, se puede poner en riesgo la vida de las personas. “Se programan flujos, volúmenes con frecuencias específicas que dependen de la contextura del paciente y si se programa mal un ventilador, se puede provocar la muerte de un paciente”, afirmó Gaete.

Según el reporte nacional del Ministerio de Salud, al 15 de abril hay 315 personas conectadas a un respirador mecánico, una terapia que, de acuerdo a la experta, es la última opción. “Es un proceso absolutamente invasivo, es lo que uno no quiere llegar a utilizar en un cuadro agudo porque no es que se conecte al paciente y en dos o tres días él va a salir súper bien. La terapia de ventilación mecánica también produce efectos negativos, por eso es lo último que uno le ofrece al paciente para salvarle la vida”, señaló.

Sigue la cobertura completa

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último

Ir a la Portada