Jueves, 09 de julio del 2020 · Publicado a las 16:45

Un hombre solo muere cuando se le olvida: Molina, Curicó y Tutuquén en la Guerra del Pacífico

En el Combate de La Concepción participó el curicano José Miguel Pardo y el soldado Pedro Pablo Trejo oriundo de la localidad de Tutuquén.

Mauricio Pelayo
Escrito por Francisco Ovalle

El historiador Mauricio Pelayo entrega datos poco conocidos sobre el episodio que elevó al sitial de héroes a los 77 de La Concepción, sin embargo, también afirma que hubo un soldado que podría ser considerado como el numero 78 y era de nuestra zona.

Los retazos de la historia a veces sorprenden.

El 9 y 10 de julio de 1882 se produjo uno de los combates más importantes en el contexto de la Guerra del Pacífico. El Combate de la Concepción, en la Sierra peruana. Si bien no fue relevante desde el punto de vista del desarrollo y posterior desenlace del conflicto, “si lo fue como un acto heroico que lo pone al nivel del Combate Naval de Iquique en actos de liderazgo, heroísmo y sacrificio”, explica Mauricio Pelayo, historiador de la Guerra del Pacífico y quien mantiene una de las más importantes colecciones de ese periodo, en imágenes, documentación y biografías de los llamados “Héroes Olvidados”.

Pelayo explica que tras la ocupación de Lima, el Gobierno chileno veía inminente el término de la Guerra por lo que – condicionado al alto costo que ya significaba mantener a las tropas desplegadas en terreno – ordenó al General Baquedano regresa a Chile con el grueso del ejército que había conquistado la capital peruana.

Contrariamente a lo pensado, la guerra continuó y la resistencia creció rápidamente, apoyados ahora por fuerzas irregulares y guerrilleras conocidas como “montoneros”.

Crédito: Mauricio Pelayo - LaGuerradelPacifico.cl

“En 1882 cuando nuestros hombres ocupaban la sierra central de Perú (cordillera) reciben desde Lima el comunicado para que comiencen a replegarse las unidades desde distintos sectores, debido a variados brotes epidémicos que estaban afectando a los soldados. El telegrama que traía el comunicado del Jefe de Estado Mayor chileno fue interceptado por la inteligencia peruana y el mando militar de ese país decide atacar las pequeñas guarniciones apostadas en cada pueblo mientras nuestras tropas iban en retirada”, agrega Mauricio Pelayo.

Entre esas pequeñas guarniciones estaba el pueblo de La Concepción, a cargo de la 4a Compañía del Batallón Chacabuco 6° de Línea que esperaba que las tropas del coronel Estanislao del Canto pasaran por el poblado para unírseles en su camino a Lima.

El mando de este puñado de chilenos estaba a cargo del Teniente Ignacio Carrera Pinto, a quien en nuestros días se le reconoce oficialmente como Capitán. “Lo que ocurrió es que del ascenso ya firmado el día de su muerte, nunca se enteró. Su aumento de grado iba firmado y oficializado por el alto mando en los correos que ese mismo día transportaba el comandante Eulogio Robles con destino a Huancayo, donde estaba el cuartel general de la expedición, quienes comunicarían a Carrera, la buena nueva, cosa que no alcanzó a ocurrir porque murió en el Combate. Carrera Pinto nunca se enteró que ya había sido ascendido a Capitán”, aclara Mauricio Pelayo.

Molina, Curicó y Tutuquén

Es muy poco conocida la relación que tiene estas comunas del Maule con este hecho. 19 horas duró el combate; los libros de historia reconocen a los 77 de La Concepción, pero principalmente en la figura de sus oficiales, Ignacio Carrera Pinto, Julio Montt Salamanca, Arturo Pérez Canto y Luis Cruz Martínez, este último, oriundo de Molina.

Sin embargo, no fue el único. Según la recopilación e investigación histórica de Mauricio Pelayo, en el Combate de La Concepción también participaron, el curicano José Miguel Pardo y el soldado Pedro Pablo Trejo oriundo de la localidad de Tutuquén.

Ellos eran parte de los 77 soldados de La Concepción, 76 de la cuarta Compañía del regimiento Chacabuco y uno del Regimiento Lautaro, pero Mauricio Pelayo entrega un dato interesante y poco conocido. “Cuando termina el Combate y mueren los 77 soldados, mas cuatro mujeres que estaban parapetado en la iglesia del pueblo (no se sabe si eran chilenas o peruanas ni que relación tenían con los soldados, se cree que eran esposas o compañeras de algunos de ellos. Lo que si está aclarado es que no eran “cantineras” oficialmente reconocidas por el Ejercito), algunos piquetes aislados de indios de las montoneras peruanas quedaron celebrando el triunfo sobre los chilenos. Un grupo de ellos estaba en las inmediaciones de la plaza frente a la Iglesia cuando ingresa el grueso del Ejército que venía a reforzar precisamente el puesto de avanzada en La Concepción. El primer soldado que ingresa es José Manuel Gutiérrez del mismo Regimiento Chacabuco pero de la tropa de refuerzo. Gutiérrez encuentra la dantesca escena con los cuerpos de los 77 soldados muertos cuando observa a los peruanos que aún quedaban en la plaza. Se produce un intercambio de disparos y es abatido a tiros”.

Pelayo explica que lo más álgido del combate se había producido horas antes, pero en la práctica no había terminado porque aun quedabas foco de resistencia. “Por lo tanto en estricto rigor el curicano, de Tutuquen en realidad, es el soldado 78 muerto en combate” puntualiza el historiador de www.laguerradelpacifico.cl.

Revive la entrevista al historiador en el programa Vivimos La Mañana de VLN Radio

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último

Ir a la Portada