Miércoles, 04 de Septiembre del 2019 · Publicado a las 12:56

Crimen en El Boldo: El increíble caso policial que hoy cumple 105 años

El 4 de septiembre de 1914, se produjo en el ex fundo Santa Adriana, el asesinato de doña Zulema Morandé Franzoy, en manos de su marido y con complicidad de su sirvienta.

Archivo
Escrito por Sebastián Ormazábal

Hace poco más de un siglo, la localidad “El Boldo” (en ese entonces), cercana a Curicó, quedó impactada con un macabro crimen que involucró a una acaudalada familia.

 

Los patrones del ex fundo Santa Adriana, don Gustavo Toro Concha y su esposa, doña Zulema Morandé Franzoy, estaban casados desde hace siete años con tres hijos pequeños. Residen también en el lugar varios peones y sirvientes.

Sin embargo, una serie de sucesos mantienen tensa la relación. Constantes peleas y hechos de violencia eran pan de cada día, pero todo acabaría el 4 de septiembre de 1914.

Ese día, Gustavo Toro Concha se levanta a las 6 de la mañana y regresa a casa alrededor de las 8.30 horas, toma desayuno y vuelve a la viña para vigilar a los trabajadores. Alrededor de las 10 de la mañana, sólo están en la casa doña Zulema Morandé, la sirvienta Sara Rosa Castro y un hijo de seis meses.

Cerca de las 11.00 horas, Sara Rosa Castro corre agitada a la viña para comunicar a su patrón que ha ocurrido una desgracia a doña Zulema. Don Gustavo la encuentra muerta, tendida de espaldas y completamente ensangrentada. El cadáver presenta múltiples lesiones. A su lado se encuentran dos cuchillos de la casa cubiertos de sangre. Se hace la denuncia por suicidio.

Tras la designación de un fiscal, comienza la investigación del caso. Una serie de contradicciones por parte de la sirviente, Sara Rosa Castro, la llevan a señalar que don Gustavo Toro Concha era el asesino, esto tras oír gritos de auxilio por parte de la señora.

En su versión, la sirvienta declararía más tarde que alarmada por quejidos de doña Zulema, había visto con horror que estaba tendida en el suelo de espaldas pidiendo a su marido que no la matara. Al verla aparecer, don Gustavo la había obligado, amenazándole con matarla si no lo hacía, a sujetar la mano izquierda de la señora. Atemorizada, había obedecido. Una vez que la señora quedó inmovilizada, don Gustavo la había degollado.

Es probable que Sara Castro nunca llegara a pensar que esta confesión no sólo comprometía a su patrón, sino que la incriminaba irrevocablemente a ella misma.

LA SENTENCIA

 

Tras la designación de ministro en visita, Fermín Donoso Grille y nuevos informes médicos, se pronunció  sentencia de primera instancia, que da comprobado que la causa necesaria de la muerte de la señora Morandé fue la herida del cuello, inferida por tercera persona, lo que excluye la posibilidad del suicidio.

Finalmente, el tribunal condena a Gustavo Toro Concha por el delito de parricidio cometido en la persona de su mujer a la pena de presidio perpetuo. No le impone la pena de muerte, prevista en la ley para el parricidio, porque se ha condenado al reo únicamente por la prueba de presunciones. A Sara Rosa Castro, a quien le reconoce algunas circunstancias atenuantes, la condena, como autora, a presidio de tres años y un día.

Con esto esto y un apelación de por medio, la Corte de Apelaciones condena a Toro Concha a presidio perpetuo y a Sara Rosa Castro a dos años de presidio.

Los reos interpusieron recursos de casación de forma y de fondo en contra de esta sentencia. La Corte Suprema rechazó ambos. Quedaba, pues, a firme la sentencia de segunda instancia de 7 de septiembre de 1916 que condenaba a Gustavo Toro Concha a prisión perpetua.

REFLEXIÓN (DIARIO EL MERCURIO)

 

Quien después de 80 años lee las polvorientas páginas del proceso por muerte de doña Zulema Morandé queda un tanto perplejo ante el cúmulo de sucesivos informes médicos, declaraciones y decisiones judiciales diferentes y aun contradictorios. Desde un comienzo se excluyó la participación de una persona ajena a "El Boldo" y el problema fue si doña Zulema se suicidó o fue asesinada por su marido.

En todo caso, Gustavo Toro Concha no alcanzó a cumplir la totalidad de la pena a que fue condenado. Fue indultado durante la primera presidencia de don Arturo Alessandri Palma y se dedicó a administrar un fundo.

--

Con información del Diario El Mercurio

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último