Fotografía: Archivo
Publicado por: Sebastián Ormazábal
La información es de: Un 20 de mayo de 1962, el equipo curicano venció en la final de la Copa Preparación, hoy Copa Chile, a Universidad Católica por dos goles a uno en el Estadio Independencia. Miles de hinchas locales viajaron a la capital, en una jornada inolvidable.
  • “Los vagones del tren estaban abarrotados de hinchas, no sólo del "Luis Cruz", sino de personas en general”, así resume la efervescencia de la definición un fanático presencial de aquel histórico día, donde el objetivo era uno solo; regresar con el trofeo de la Copa Preparación de 1962, donde el cuadro amateur del Club Deportivo Luis Cruz Martínez, debía derrotar a una poderosa Universidad Católica en el desaparecido Estadio Independencia.

    Con sólo cinco años en el profesionalismo, Segunda División de aquel entonces, el equipo curicano llegaba como invitado tras la aceptación en 1961 de  la extinta Asociación Central de Fútbol, que además incorporó a San Antonio Unido, Municipal de Santiago y Ferroviarios de Valparaíso, para la edición que se realizaría al año siguiente.

    Con el apoyo de toda la ciudad, los curicanos debutaron derrotando por 3-1 a Lister Rossel de Linares. En segunda fase, Ñublense de Chillán fue la víctima, que cayó por 3-2 en el Estadio La Granja, para luego vencer a Unión Española por 2-0 de local en cuartos de final.

    El partido por el título se disputó el 20 de mayo de 1962 en el antiguo Estadio Independencia, donde los cruzados hacían de local. Luis Cruz Martínez y Universidad Católica llegaban a esta instancia tras superar a Santiago Wanderers por la cuenta mínima y a O´Higgins en un contundente 4-3, respectivamente.

    Con goles de Verdugo y Guajardo (descuento de Ibáñez de penal), Luis Cruz Martínez, el modesto cuadro azulado que hacía un año había llegado desde el fútbol amateur, vencía a un equipo grande como Universidad Católica por 2-1 y se coronaba campeón de la Copa ante más de 10.000 espectadores.

    Las crónicas de la época hablan del entusiasmo de los aficionados que hicieron el viaje en tren desde Curicó para estar presentes en tan histórico momento. Un duelo apretadísimo y que quedaría en los anales del fútbol chileno.

    Tras el título, el cuadro dirigido por el paraguayo Ovidio Casartelli debutó en el campeonato regular de la serie B de ese mismo año, donde consiguió el quinto lugar de la tabla de posiciones con 25 unidades y se mantuvo en la segunda división hasta 1966, año que descendió.

    “El estreno en el Torneo de Preparación fue en grande: tras eliminar a Lister Rossel de Linares, Ñublense, Unión Española y Wanderers, venció en la final nada menos que a la Universidad Católica, campeón vigente de Primera División. La proeza, verificada en el Estadio Independencia, fue presenciada por más de 2 mil curicanos que viajaron a la capital en doce repletos carros de tren; el regreso a la ciudad fue un verdadero carnaval. Ese título en el Apertura, sin embargo, no alcanzó para coronar luego el sueño del ascenso. En el torneo oficial acabarían quintos, su mejor rendimiento histórico”, añaden las crónicas de aquellos años.

    Fuente: Goal.com