Fotografía: Archivo
Publicado por: Sebastián Ormazábal
La información es de: Un 20 de abril de 1994, “El Loco” fallecía en Santiago, un hecho que enlutó la historia del deporte tuerca.
  • Dueño de historias inolvidables en el automovilismo nacional, “Bartolo” o  “El Loco”, como lo llamaban sus amigos, sin duda dejó huella en la memoria colectiva de los amantes de este deporte.

    Ortíz grafica de excelente forma la efervescencia que vivía el Chile en torno a las carrera de automovilismo. Él, junto a exponentes como el talquino Lorenzo Varoli,  Raúl “Papín” Jara, Boris Garafulic, Juan Zanelli, entre otros, llevaron siempre este deporte en la sangre y la gente disfrutaba con sus hazañas llenando los recintos o completando las rutas a lo largo del país.

    Bartolomé Ortiz, uno de los mejores pilotos de la historia chilena.

    Quizás uno de los triunfos que lo elevó a la cima como referente, fue el Gran Premio Nacional de Perú, una de las pruebas más exigentes de la época, similar a los mundiales de estos días.

    La cita, que comprendió 2.783 kilómetros, citó a 39 coches de los cuales sólo finalizaron 15, siendo “El Loco”, a bordo de su Ford con el número 10, el que se llevaría el primer puesto.  Este triunfo le valió ser recibido como un héroe en el Aeropuerto de Cerrillos.

    Dentro de sus exitosas participaciones, figuran los circuitos en el Parque Cousiño, en Pedreros, en Barrancas, además de  ser protagonista en el Circuito Internacional Chile – Argentina, el Gran Premio República de Chile, donde compartió pista con el gran piloto de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio.

    Curicó recibió varias fechas de
    la competencia automovilística.

    Se retiró como campeón del Turismo Carretera Chileno en 1965, siendo sin duda uno de los máximos ídolos del automovilismo nacional y latinoamericano.

    Falleció un 20 de abril de 1994 en Santiago.