Jueves, 19 de Abril del 2018 · Publicado a las 12:12

Valle de Sagrada Familia elogiado por sus vinos en Vendimia de Ñuñoa

Archivo
Escrito por Marco Díaz

En la plaza Ñuñoa se llevó a cabo dicho evento que reunió a lo mejor de los valles de la región del Maule.


Sin duda que el escenario del vino nacional está cambiando. Si hace algunos años la mirada crítica de especialistas hacia Chile era lo plano y a veces “fome” de nuestros vinos, hoy esa mirada cambió definitivamente.

La oferta es diversa, ahora existen muchos viñateros independientes, viñas boutique que se escapan a lo tradicional, estrategias de marketing que hacen despeinar a las más tradicionales viñas de nuestro país, pero sobre todo, una cuestión no menor, en esto, el resurgir de nuevos valles vitivinícolas que están marcando pauta a nivel local y que se espera generen una nueva frescura al mundo del vino.

Un ejemplo de esto es la aparición de nuevos valles que están marcando la diferencia en distintas regiones del país y que se vislumbran como pequeños terroir que estaban ahí, pero que muy pocos lo sabían.

Es el caso del valle de Sagrada Familia, un hermoso valle ubicado en la comuna del mismo nombre, en la región del Maule, está teniendo una notable aparición en el mercado vitivinícola potenciado por varias viñas que se ubican ( o tienen viñas)  en esta zona geográfica, lo que les permite producir vinos de excelente calidad.

TRADICIÓN VITIVINÍCOLA


Viñas grandes como Valdivieso, Requingua, Alta Cima, o boutique como Korta Wines, Pons-Raineri, y Vinos Lautaro (esta una cooperativa ligada al Fade Trade) por nombrar algunas, saben de las bondades que este territorio entrega a los vinos producidos en este valle.

Un ejemplo de lo anterior fue la gran recepción y crítica que obtuvieron las viñas agrupadas bajo el Valle de Sagrada Familia, y que participaron en el evento Vendimia de Ñuñoa, Unidos por la Misma Cepa, organizado por Sernatur Maule y la Municipalidad de Ñuñoa que reunió a los mejores valles de la región del Maule, y donde el valle de Sagrada Familia, resaltó por sus variedades viníferas y la calidad de sus vinos.

Lo anterior no es menor porque reconocen en el valle de Sagrada Familia, una tradición vitivinícola ancestral que ha permitido mantener el trabajo de los viñedos y la recuperación de cepas que para muchos de los asistentes a esta Vendimia en Ñuñoa,  eran desconocidas como el Carignan, el Petit Verdot, el Viognier o la presencia de un espumante Brut de Korta Wines, elaborado con Riesling, Roussanne o Marsanne.

Al respecto, la presidenta del Valle de Sagrada Familia, Consuelo Corta, señaló que este tipo de eventos ayuda mucho en la difusión de la cultura del vino. “Nosotros somos un valle pequeño, pero con una calidad de nuestros vinos, que muchos se la quisieran y que la tenemos al alcance de nuestras manos. Realmente ha sido un éxito nuestra presencia, hemos conversado con mucha gente, todas con algún conocimiento sobre vinos, contestamos todas las preguntas, en fin, una gran jornada para los vinos que componen nuestra agrupación y nos vamos muy contentos con la recepción y la calidez de los habitantes de Ñuñoa y Santiago, en general que nos vino a visitar a esta Vendimia”, puntualizó Consuelo Corta Bucarey.

Los cambios se están produciendo son frenéticos, rápidos, pero entretenidos. La diversidad de los territorios está entregando más sorpresas cada día, lo que hace que el consumidor, finalmente, agradezca poder comprender y entender que hay detrás de un vino y que, por cierto, este sea lo más sincero posible al momento de tomarlo.

Lo ocurrido con el valle de Sagrada Familia, es alentador y motiva a que muchos productores de vinos, también sepan valorar sus terruños, no sólo para vender, sino que, para entregar conocimiento, valor y amor por un producto que hoy tiene a la empresa vitivinícola chilena como una de las mejor evaluadas en cuanto a su reputación.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último