Lunes, 19 de Abril del 2021 · Publicado a las 18:09

De los escenarios al silencio: el duro pasar del rubro del espectáculo en pandemia

El delegado regional de la Asociación Gremial de Trabajadores de las Artes y Espectáculos señala que del sector, el 100% de las empresas están afectadas y sus ingresos han mermado entre el 80% y 90%

Archivo
Escrito por Belén Soto

Silencio, solo silencio y las acolchadas butacas rojas vacías, las luces apagadas, el telón abajo, ni rastro de aplausos, de los fervientes vitoreos de pie de los asistentes, de las cosquillas en el estómago de los artistas antes de salir a escena con sus trajes, peinados y maquillajes. Ya nada queda, después de que la pandemia azotó al mundo, solo existe la esperanza de algún día volver a pisar aquel escenario vacío.

Las calles están desiertas, ya no hay música, ni arte ni espectáculos. Y si tan solo hubiésemos sabido que aquel concierto, obra o evento era el último, habríamos disfrutado más el día a día. ¿Dónde están aquellos artistas, técnicos del mundo del espectáculo y todos los que alguna vez contribuyeron a maravillarnos con sus obras? ¿Qué será de ellos en una sociedad en la que debemos actualmente permanecer distanciados?

El sonidista Francisco Rivera, después de más de un año del comienzo de todo, no recuerda cuál fue la última obra en la que participó como jefe técnico del Teatro Provincial de Curicó. El técnico se identifica a él mismo como un afortunado junto a su equipo, por tener un trabajo estable dentro del organismo cultural desde que este abrió sus puertas.

Sin embargo, sus demás compañeros no corrieron la misma suerte. El también delegado regional de Asociación Gremial de Trabajadores de las Artes y Espectáculos (Agtae), señala que actualmente, tras el estallido social, y luego del virus del Covid-19, gran parte del rubro del espectáculo está en crisis, comentando que “hay muchas necesidades de parte de colegas del espectáculo en vivo, que son, sonidistas , iluminadores, tramoyas, asistentes, gente que trabaja en generadores, en los escenarios”.

El trabajo de Francisco, previo a la pandemia se situaba entre escenarios y recorriendo las carreteras del país. Los días de semana los pasaba musicalizando majestuosas obras en el teatro con música en vivo y compartiendo con artistas. En tanto, los fines de semana atravesaba Chile, llevando el sonido, junto a distintas bandas y productoras.

“Trabajaba con muchas bandas locales, nacionales, con diferentes productoras a nivel nacional, haciendo conciertos , festivales en diferentes partes y también he trabajado con bandas como Culto Reggae, Tentación", relata el profesional.

Sin embargo, el estallido social fue el inicio de la crisis que impactó en la actividad cultural a nivel nacional. Debido a esto la cantidad de los eventos disminuyó al igual que la afluencia de público que asistía a los que aún estaban vigentes. Pero la pandemia fue el punto cúlmine que desencadenó la compleja situación que atraviesa actualmente el mundo de la cultura, debido a la nula normativa que existe de parte del Gobierno para proteger al gremio.

“El rubro de nosotros es informal, o sea no existe legislación laboral para el trabajo que hacemos. Llevamos años peleando para que esto se regularice, ya que, por ejemplo, la mayoría no boletea, por ende, no reciben ayuda social”, indica Rivera.

Pese a la informalidad del gremio, este se ha mantenido unido. “Hace un mes y medio realizamos la transmisión en vivo del Agtae Fest , que fue un concierto por streaming, donde la gente compraba su entrada y con ese dinero ayudamos a todos los trabajadores del espectáculo de Chile”, comentó el delegado regional.

“Fue un éxito, estuvo Illapu, Noche de Brujas, Los Vásquez, Los Queltehues, Anita Tijoux, Francisca Valenzuela. Fueron dos días de festival, y gracias a eso, la ayuda ya se está materializando para los técnicos que están más afectados”, relata Francisco.

En un comienzo el sector tenía la esperanza que la crisis sanitaria duraría solo unos meses y luego se podrían retomar las actividades con normalidad. Sin embargo, el paso del tiempo indicó lo contrario, obligando a que las personas que trabajaban en diversas áreas del espectáculo se reinventaran.

La gente que trabaja en nuestro rubro; en sonido, iluminación , cámara, escenario, etc, está emigrando a otro tipo de trabajo, por la estabilidad laboral. Se aburrieron de esperar ayuda del Gobierno y lamentablemente tuvieron que tomar la triste decisión de irse mientras tanto”, señala el dirigente regional.

El gremio está luchando para que el Ministerio de Cultura se enfoque tanto en los artistas como en los técnicos, iluminadores y sonidistas. En palabras de Francico, “en las personas que hacen la magia de que 60 mil personas en un estadio escuchen lo que está tocando la banda, en la persona que ilumina y hace los efectos, para que la gente se vaya encantada”.

“Queremos que los técnicos y las demás personas, que trabajan en este ámbito, también sean considerados como un artista, porque es un arte. Y sin nosotros eso no existe, sin técnicos no hay cultura”, sostiene con determinación Rivera.

Finalmente, el jefe técnico del Teatro Provincial señala que los avances que esperan que se concreten en el rubro, son para el futuro, para que cuando vuelvan las condiciones de trabajo cambien y sean regularizadas.

Ante la situación adversa por la que atraviesa la mayor parte de la población en este momento, y en especial el rubro del espectáculo, muchos de ellos han decidido reinventarse, tal es el caso de Rodrigo Guajardo, dueño de RGU Producciones.

Como productora el panorama no ha sido fácil. Después de llegar de una gira por el sur de Chile, en marzo del año pasado los esperaba la Fiesta de la Vendimia 2020. Era la primera vez que una empresa curicana se adjudicaba la producción general de este evento tan reconocido a nivel nacional y propio de la zona.

Sin embargo, la pandemia lo cambió todo. "Ahí empezó el calvario, cuando ya estábamos listos a una semana , con todos los artistas contratados, la logística desplegada, se suspendió la fiesta producto de la pandemia , ahí empezó el cambio para nuestra empresa y rubro, y para los que nos dedicamos al espectáculo”, relató el dueño de RGU.

En primer lugar, ya que estaban constituidos como una empresa formal, decidieron acogerse a la Ley de Protección del Empleo. “De un momento a otro quedamos de brazos cruzados, teníamos que respaldar a nuestros trabajadores. Al acogernos a la Ley, estuvimos 6 meses en suspensión”, señaló Guajardo.

Durante ese tiempo recurrieron a los recursos que ya tenían como empresa. Comenzaron a prestar servicios de mudanza, fletes, transporte y arriendo de generadores electrógenos para faenas eléctricas y de construcción.

Una vez concluidos los seis meses, el panorama no cambió. Lo que se esperaba que disminuyera con el tiempo, estaba recién empezando.

“Pudimos alargar la suspensión por un par de meses, pero tuvimos que tomar decisiones drásticas, y lamentablemente, desvincular a más de la mitad de nuestro personal , desde el subgerente hacia abajo, porque ya no era sostenible la situación”, relata Rodrigo.

Con el tiempo y poco a poco, comenzaron a realizar trabajos audiovisuales, transmisiones por streaming, pantallas led y videos para empresas privadas, lo que les serviría para mantenerse.

A finales del año 2020, la reinvención llegó a través de un nuevo proyecto llamado RGU TV. “Montamos un estudio de televisión con la más alta tecnología y hemos desarrollado programas para varias mineras, y empresas”, indicó Guajardo.

Junto con innovar en televisión, han logrado el reconocimiento a nivel nacional, grabando a un sin fin de artistas y colaborando en diversas producciones.

“Entregamos un buen producto, además con nuestro equipo hemos diversificado los servicios y hemos creado otras empresas en otras áreas, las cuales hoy nos permiten mantenernos y salir adelante, esperando que de a poco vaya mejorando la situación”, finalizó Rodrigo.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último