Martes, 15 de Diciembre del 2020 · Publicado a las 13:03

Locatarios del Mercado Municipal de Curicó piden ayuda para internar a hombre que sufre enfermedad mental

El esposo de una de las comerciantes, quien tiene 63 años y sufre de un trastorno causado por un accidente vascular, tiene un comportamiento agresivo por el que ha protagonizado diversos incidentes

Archivo
Escrito por Luis Alberto Rivera

Los comerciantes del Mercado Municipal de Curicó, hicieron un llamado a las autoridades con el fin de encontrar una solución de internación para un hombre, conocido como “El Lechuga”, esposo de una locataria y quien sufre un grave trastorno mental que causa un comportamiento agresivo.

Una de las vendedoras del lugar, Yazmín Ávila, comentó a VLN Radio que el hombre, ex jugador de Curicó Unido, es llevado a diario al recinto por su mujer, dado que no puede dejarlo solo en su hogar debido a su enfermedad.

Él, de 63 años, tuvo un accidente vascular hace dos años pero no tiene la edad para jubilar todavía, le dio esa enfermedad y no sabe de nada. Está muy agresivo, ella no lo puede dejar en la casa porque le destrozó todas las cosas, se la deja abierta, se ha arrancado en las noches y tiene que andar con él”, señaló Ávila.

La mujer agregó que “ella no puede dejar de trabajar porque tiene una hija de 21 años estudiando, así que necesitamos ayuda para internarlo, con un psiquiatra o en un hogar, pero con ese tema nos han puesto puros peros. Conversamos con el alcalde, Javier Muñoz, él está al tanto y nos dijo que iba a mandar a un asistente social, para ver el caso y qué se podía hacer. Hasta ahora, no ha venido nadie ni nos han llamado”.

La situación, aseguró Yazmín, se ha agravado con el tiempo con episodios violentos en contra de la esposa del hombre: “Un día se desnudó acá en el trabajo, reta a la gente y todos tenemos problemas con él. Si ella se despega un minuto, él lo toma como que anda con otra persona, que le pone el gorro y ataca al tiro. Ella fue al baño y él le pegó dos combos, la dejó toda moreteada, además de haberla golpeado antes”, afirmó.

“Llamamos a Carabineros, pero nos dijeron que podían llevarlo y tenerlo solo una hora, porque tiene una enfermedad. Así que el oficial nos aconsejó que fuéramos al juzgado, que habláramos con un asistente social que lo atendiera y siguiéramos todo legalmente, para que el juez determinara si es derivado a un hogar o ella tendría que seguir cuidándolo”, relató la locataria.

Pese a lo anterior, señaló Yazmín, “la llamaron y le dijeron que ellos no podían hacer nada, porque es una persona que puede valerse por sí sola, que camina y come, etc. Le dijeron que lo llevara a un psiquiatra y que él tenía que decidir. Ahora estamos sacando hora, pero no sabemos qué nos van a decir”.

La comerciante señaló que quiso hacer público este caso, porque le preocupa la agresividad del hombre en contra de su esposa, los vendedores del recinto y los clientes, lo que podría derivar en una situación de impredecibles consecuencias.

“Después cuando pase algo, van a decir “¡ay, es que no avisaron! ¿Por qué no dijeron esto, ahora está muerto y no se hizo nada?” A lo mejor eso están esperando. Ella no puede dormir porque en la noche la ataca, le pega, destroza todo y sale afuera. Le cambiaron la chapa pero hace todo tira, los vidrios y los ventanales, porque ve su reflejo y piensa que le van a pegar, pelea solo”, lamentó la denunciante.

Asimismo, la mujer apuntó que no cuentan con apoyo de familiares de la esposa del sujeto, por lo que “se le han cerrado hasta el momento todas las puertas. Van tres años de esto y cada vez es peor. Incomoda a la vecina de al lado, a su gente, a mí, se mete entre medio cuando atienden a público”.

Por lo anterior, la locataria hizo un llamado a las autoridades, en especial a la Seremi del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (SernamEG), para que se acerquen al Mercado Municipal y analicen las vías de solución para este problema.

“Lo que necesitamos es que alguien nos pueda orientar, tenerlo un año o lo que sea en un hogar, en un lugar psiquiátrico. Esto no es decir “no puedo alimentarlo ni vestirlo”, es que requerimos dónde dejarlo. Hemos sido pacientes y esperado, con lo del Covid y la pandemia, pero esto ya se está escapando de las manos. Ojalá alguien de buen corazón pueda hacer algo, por favor”, suplicó Yazmín.

Sigue la cobertura completa

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último