Pedirán revocar prisión preventiva del denominado “brujo de Licantén”

Espera el eventual juicio oral.
Archivo
Publicado por: José Lucena

A casi un año de la denuncia por el secuestro de una menor en Licantén, el abogado del único imputado del caso, José Navarro, adelantó que durante este mes pedirá que se revise la prisión preventiva de su representado.

“Usted sabe que el fiscal tiene perfectamente dos años para investigar. Ahora en enero tenemos una audiencia por allá y lo más probable es que ahora se pida una revisión de la medida cautelar en Licantén”, dijo el abogado Jorge Arroyo al diario La Prensa. En ese sentido, el profesional solicitará que se reemplace por arresto domiciliario total.

Arroyo señaló que visitó en la cárcel de Rancagua a José Navarro hace algunos días y que lo vio tranquilo esperando el eventual juicio oral en su contra.

“Lo vi la semana antepasada y está bien y tranquilo. Está esperando que se hagan las diligencias respectivas y a la espera de la audiencia”, acotó. No hay que olvidar que la gran prueba que tendría el Ministerio Público para que haya una condena sería la presencia de fluidos corporales en la menor.

Sobre esa situación, el abogado del denominado “Brujo de Licantén”, reiteró sus suspicacias, pues se habló de ese tema varios meses después de los hechos registrados en el verano de 2018. 

“Esa prueba igual fue obtenida después de tres o cuatro meses. A mí como abogado defensor todavía me causa duda que esos fluidos efectivamente correspondan o no a mi representado. La misma menor en todas sus declaraciones, tanto en el hospital como en fiscalía, no reconoce que José Navarro se haya acercado con mala intención o abusado de ella”, puntualizó.

Recordemos que Navarro en primera instancia fue sólo formalizado por el delito de sustracción de la niña, pero en mayo pasado se le agregó el ilícito de un presunto abuso sexual en contra de la menor de 11 años.

Según fuentes del Ministerio Público, habría certeza de que el acusado cometió un delito de connotación sexual, aunque en un primer momento el entonces director del hospital de Curicó, Jorge Canteros, asegurara que no había signos de aquello. Sus declaraciones fueron a solo horas de la aparición de la niña y su captor, quien recordemos se entregó a la policía, la cual lo buscó por una semana por los cerros de la costa curicana.

A casi un año de la denuncia por el secuestro de una menor en Licantén, el abogado del único imputado del caso, José Navarro, adelantó que durante este mes pedirá que se revise la prisión preventiva de su representado.

“Usted sabe que el fiscal tiene perfectamente dos años para investigar. Ahora en enero tenemos una audiencia por allá y lo más probable es que ahora se pida una revisión de la medida cautelar en Licantén”, dijo el abogado Jorge Arroyo al diario La Prensa. En ese sentido, el profesional solicitará que se reemplace por arresto domiciliario total.

Arroyo señaló que visitó en la cárcel de Rancagua a José Navarro hace algunos días y que lo vio tranquilo esperando el eventual juicio oral en su contra.

“Lo vi la semana antepasada y está bien y tranquilo. Está esperando que se hagan las diligencias respectivas y a la espera de la audiencia”, acotó. No hay que olvidar que la gran prueba que tendría el Ministerio Público para que haya una condena sería la presencia de fluidos corporales en la menor.

Sobre esa situación, el abogado del denominado “Brujo de Licantén”, reiteró sus suspicacias, pues se habló de ese tema varios meses después de los hechos registrados en el verano de 2018. 

“Esa prueba igual fue obtenida después de tres o cuatro meses. A mí como abogado defensor todavía me causa duda que esos fluidos efectivamente correspondan o no a mi representado. La misma menor en todas sus declaraciones, tanto en el hospital como en fiscalía, no reconoce que José Navarro se haya acercado con mala intención o abusado de ella”, puntualizó.

Recordemos que Navarro en primera instancia fue sólo formalizado por el delito de sustracción de la niña, pero en mayo pasado se le agregó el ilícito de un presunto abuso sexual en contra de la menor de 11 años.

Según fuentes del Ministerio Público, habría certeza de que el acusado cometió un delito de connotación sexual, aunque en un primer momento el entonces director del hospital de Curicó, Jorge Canteros, asegurara que no había signos de aquello. Sus declaraciones fueron a solo horas de la aparición de la niña y su captor, quien recordemos se entregó a la policía, la cual lo buscó por una semana por los cerros de la costa curicana.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios