Jueves, 19 de Enero del 2023 · Publicado a las 08:00

¿Dónde está el telescopio del cerro Condell?

Archivo

La nostalgia es una felicidad triste. Se recuerda el gozo del pasado, pero duele saber que todas esas experiencias ya no pueden volver. Es que quizás fuimos ingenuos al pensar que las cosas estarían ahí por siempre.

Casos ejemplificadores podemos encontrar varios en Curicó; Teatro Victoria, Escuela Balmaceda, y así podría estar un buen rato, pero me quiero enfocar en algo que quizás ustedes dirán: “yo estuve ahí”.

Se trata del extinto observatorio posicionado en la cima del Cerro Condell, casi nunca llamado “Eduardo Frei Montalva”, nombre que poco tenía que ver con la investigación científica del espacio y su infinita exquisitez, nombramiento atribuido al corte de cinta por parte de su hijo homónimo y presidente de la república en 1996.

Con la llegada del Congreso del Futuro, instancia internacional que observa a Chile como un lugar único en el mundo para mirar el espacio y que además tuvo un capítulo en Talca, con la presencia de dos premios Nobel, me pregunto. ¿Por qué Curicó pasó de ser un lugar con avance en esta materia, a nada de nada hoy en día?

Quizás sólo fue un impulso de algunos estudiantes aventurados, pero el lugar contaba con un telescopio Cassegrain de 16″, con un espejo comprado en Estados Unidos de segunda mano, con recursos municipales y aportes de privados.

Y bueno, se puso en marcha, y aunque logró captar imágenes inéditas de autoría local, no fue un aliciente que involucrara a toda la comunidad, pero era nuestro y había que protegerlo, lo que no se hizo.  Pero más allá de lo anterior ¿Qué fue de su telescopio? Nadie sabe, simplemente desapareció.

Si bien la luminosidad creciente de la ciudad jugó una mala pasada para su operatividad, así también las fallas en el motor de seguimiento del telescopio -cuya deficiencia que hacía que no siguiera exactamente la rotación de la Tierra (los objetos se movían lentamente al verlos por el ocular) y por lo mismo, no se podían sacar fotos de larga exposición, aquellos problemas podrían haber sido resueltos en el mediano plazo con una inyección de recursos tras ser examinado por especialistas.

Sobre el fin del observatorio como instalación en el verano de 2008 (última vez abierto al público), toda su infraestructura quedó ahí, abandonada a su suerte, incluido el telescopio, cuyo paradero, actualmente es desconocido. Debido al amor por la astronomía, el arquitecto local, Wladimir Pulgar, uno de los operadores del telescopio, guía turístico y encargado de las charlas explicativas junto a Cristián Plana, consultó por el instrumento a la Corporación Cultural de Curicó, lo anterior tras uno de los dos incendios que afectó las instalaciones, donde le señalaron que había sido bajado del cerro con anterioridad.

Algo similar afirmó Brenda Sandoval, gerenta de la entidad desde 1999, quien sostiene que fue retirado por personal municipal luego de la no aprobación de recursos para su mantención, a pesar de que muchas veces -asegura-, insistió en resguardar la tecnología por el temor a que se perdiera, lo que finalmente sucedió.

El exalcalde de Curicó, Hugo Rey Martínez (hoy diputado), afirmó que en varias oportunidades trató de reimpulsar este proyecto, con telescopio incluido, aduciendo que presentaba problemas incluso antes de la administración del jefe comunal Celso Morales.

Por más que uno trate de encontrar una respuesta, es que se topa con una explicación similar. Pero del telescopio “nada se sabe”.

Hoy los encargados de la Corporación Cultural tampoco manejan muchos antecedentes sobre su paradero, ni presentan un atisbo para encontrar respuestas, ni documentación correspondiente.  Al parecer a muy pocas personas les importa. Se mira con nostalgia, esa alegría triste que mencionábamos en un comienzo. Así, agregamos otro espacio a un Curicó que intentó mirar por más tiempo el espacio, pero que no encontró respuestas.  Hoy en día el lugar que albergaba dichas instalaciones está en deplorables condiciones, pasando su administración al Departamento de Administración de Educación Municipal Curicó, tras una concesión de 20 años al Centro Cultural y Social “Sinestesia”, cuyo acuerdo finalizó anticipadamente el 2022 por la inacción de la entidad.

Hoy el lugar es sinónimo de abandono y del telescopio nadie sabe, ni creo que se sepa, es sólo un recuerdo de que Curicó en algún momento de su historia quiso observar el espacio.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de VLN Radio.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último