Jueves, 26 de Diciembre del 2019 · Publicado a las 12:55

Hace 15 años: Relato del “Día Negro” de Curicó Unido en Chillán

El 26 de diciembre de 2004, Ñublense venció en la agonía a los albirrojos y los privó de un histórico ascenso. “Aún recuerdo el sonido del último gol. Fue ensordecedor”, señaló Leonardo Salazar, uno de los hinchas y periodistas presentes.

Archivo
Escrito por Sebastián Ormazábal

13 mil fanáticos repletaron el Estadio Nelson Oyarzún de Chillán aquella calurosa tarde del 26 de diciembre de 2004. De ellos, cuatro mil eran hinchas curicanos.


En contexto, sólo la victoria servía a los dirigidos por Luis Marcoleta, en ese entonces DT de Ñublense, para igualar en puntaje a los curicanos y extender la definición a un encuentro final por el ascenso en la Tercera División.

Todo comenzaba bien para los albirrojos, con el gol a los siete minutos de Rodrigo Sáez. Sin embargo, José Mardones ponía el 1-1 mediante penal, lo que generaba la esperanza sureña, aunque la igualdad seguía beneficiando a los torteros.

Cuando finalizaba el partido vino lo peor. Fue en el minuto 91’ cuando un exhausto Vladimir Herrera, quien segundos antes se mostraba cansado y con calambres, hizo explotar el estadio cuando ya todo aparecía estar acabado y Curicó Unido conseguía el ascenso, sin embargo aquello no ocurrió, dejando en la tristeza a una ciudad entera que se esperanzaba con volver al fútbol profesional tras 15 años.

Dicha jornada es recordada hasta hoy por los hinchas, como uno de los episodios más tristes en la historia de Curicó Unido estampó una rivalidad gestada desde aquel día.

Década y media después, el periodista curicano Leonardo Salazar, presente en el recinto, recuerda aquel día. “Para mí es un hito en la historia de Curicó, uno de los más importantes junto a los ascensos posteriores. Creo que debe recordar, no celebrar”, señaló.

Salazar además recuerda: “Era muy gratificante saber que Curicó podía ascender. Tenía 22 años y viajé con unos amigos a ver el partido a Chillán. Era un equipo espectacular, con un buen plantel, que venía arrasando en la liguilla. Recuerdo el sonido del último gol de Ñublense, fue ensordecedor. Nunca en mi vida lo había escuchado. Lo recuerdo perfectamente. Fue muy triste para los hinchas curicanos. En el retorno a la ciudad nadie decía nada. Pero de igual forma creo que eso marcó un precedente en la historia del club y eso es lo que nos tiene consolidados hasta hoy”.

Cabe señalar que tras la derrota, dos días después ambos equipos definirían en Linares al único equipo que ascendería. Nuevamente sería victoria para los sureños, está vez por dos a cero. Aquel compromiso terminaría con incidentes entre hinchas curicanos con Carabineros.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último