Fundación Cultiva y Banco de Chile realizaron campaña de reforestación en Curicó

La iniciativa se realizó en las laderas del Cerro Condell y contó con la participación de 50 voluntarios, quienes plantaron ejemplares de bollén, huingán, maitén, peumo y quillay
Archivo
Publicado por: Vivimos La Noticia

En el marco del programa “Reforestemos Chile Nativo”, impulsado por la Fundación Cultiva y realizado en conjunto con el Banco de Chile, el pasado sábado se plantaron un total de 1.350 árboles nativos en Curicó y la comuna de Renca, en Santiago. El objetivo es reducir la emisión de casi 250 toneladas de CO2 en un plazo de 20 años.

 

En la comuna de la región del Maule, la iniciativa se realizó en las laderas del Cerro Condell y contó con la participación de 50 voluntarios otorgados por la entidad bancaria. Este proyecto contempla recuperar zonas afectadas por incendios forestales o que históricamente han sido deforestadas y degradadas, contribuyendo así a la creación de parques urbanos para disminuir los índices de contaminación. Además, se busca aumentar los espacios disponibles para el bienestar de las familias.

Las especies que fueron plantadas son, entre otras, ejemplares de bollén, huingán, maitén, peumo y quillay. La campaña también implica la mantención y cuidado de los árboles por dos años, para asegurar su crecimiento y sobrevivencia, instalando un sistema de riego semitecnificado para que puedan subsistir en las actuales condiciones climáticas.

El gerente zonal de Banco de Chile, Alfonso Villalobos, destacó que “la reforestación de árboles nativos es sin duda una de las acciones de voluntariado corporativo que mayor interés y compromiso despierta entre nuestros colaboradores, que hoy han más que duplicado la cantidad de árboles plantados en comparación a 2018”. Sobre esto, se indicó que fueron 525 en 2018, mientras que ahora se contaron 1.350 hasta la fecha.

“Estamos orgullosos de trabajar en conjunto con Fundación Cultiva y ser un aporte concreto para alcanzar el objetivo de regenerar a nivel socioambiental aquellas zonas afectadas por la acción humana, recuperando nuestras especies nativas”, agregó Villalobos.

Esta alianza entre la fundación y el banco no es nueva. En 2018, se concretó la reforestación participativa en zonas afectadas por incendios forestales y/o altamente degradas en San Nicolás, Región del Biobío. En esa oportunidad, participaron 65 voluntarios que plantaron 525 árboles nativos.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios