Museo de Cardoen en la mira: fiscalía encontró un copón parecido al robado desde Santuario El Carmen

Una visita que había hecho la fiscalía al Museo de Colchagua en Santa Cruz, vieron en la ocasión un copón de similares características al que había sido sustraído el año 2012.
Archivo
Publicado por: Jean Muñoz

El 12 de febrero pasado, la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medioambiente y Patrimonio Cultural (Bidema), ejecutó en el Museo de Colchagua una reservada orden de entrada, registro e incautación para recuperar un copón que en 2012 fue sustraído del Santuario del Carmen de Curicó.

El objeto fue reconocido por el rector del lugar, José Abarza, quien dio aviso a las autoridades que reabrieron la causa.

El implemento está siendo periciado para verificar si efectivamente corresponde al artefacto robado, explicó a La Tercera PM el fiscal Miguel Gajardo.

“Estos hechos datan del año 2012 en que se recibió una denuncia por parte del rector del Santuario del Carmen de Curicó, dando cuenta de la sustracción de un copón, utilizados en las ceremonias litúrgicas de la Iglesia que tendría un gran valor patrimonial debido a su antigüedad y a los elementos de los que estaba compuesto. Frente a eso se investigaron en su oportunidad los hechos, sin lograr acreditar los posibles autores”, comentó Gajardo.

El fiscal también señaló que “alrededor de un mes y medio atrás, concurre nuevamente el sacerdote a la Fiscalía de Curicó dando cuenta de que una visita que había hecho al Museo de Colchagua en Santa Cruz había podido ver un copón de similares características al que había sido sustraído el año 2012 y que tenía una seguridad bastante alta de que podía ser el suyo. Eso motivó que se reabriera esta causa y se diera una instrucción particular a la Bidema, para que ellos concurrieran al museo y pudieran analizar la identidad de esta especie y si corresponde a la sustraída”

La diligencia se realizó en días pasados y fue retirada por la PDI, se entregó voluntariamente, y con los antecedentes que tenemos la especie fue adquirida el año 2013 por el Museo de Colchagua, quedaron de aportar la documentación, y habrían antecedentes que corresponderían a la especie robada en Curicó, explicó el fiscal Gajardo a medios nacionales, a medios como El Mostrador y La Tercera.

Tampoco fue lo único robado


No solo fue robado el cáliz desde la restauración de la iglesia El Carmen, sino también desapareció una campana de bronce y otro metal, que pesada más de 50 kilos.

Respecto del cáliz robado a la iglesia del “Padre Pepe”, se supo que es un artículo religioso muy antiguo y que para mantener su conservación fue bañado en oro, poco antes de su robo en 2010. Mide poco más de 30cm de alto.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios