Fotografía: Seremía de GOB.
Publicado por: Jean Muñoz
La información es de: Jorge Guzmán Zepeda
  • Todos somos testigos y actores del movimiento social más importante en los últimos 30 años de nuestra historia política. Un movimiento social, que puso en agenda de manera categórica, la necesidad de realizar profundos cambios a nuestro país.

    Hemos tenido que hacer una importante autocrítica y asumir con humildad, empatía y mucha responsabilidad nuestro rol como políticos. Debemos estar cada día más cercanos a la realidad social, conversando, recorriendo pero por sobre todo, escuchando. Me incluyo, porque aquellos que no se sientan parte del problema y no entiendan el categórico mensaje, seguirán estando muy lejos de las soluciones.

    El estallido social, y particularmente la violencia ejercida por un minoritario grupo que nada tiene que ver con las válidas y legítimas demandas presentadas por el movimiento pacífico, afectaron gravemente nuestra economía, y lamentablemente el daño, recae en los más vulnerables y la clase media.

    Los números son preocupantes; nuestra economía en el mes de octubre cayó en un 3,4%, y lo que es más preocupante aún es que en el mes de noviembre fueron más de 63 mil, las personas que perdieron su trabajo.

    El Gobierno debe actuar rápido frente a las últimas cifras y de manera inmediata el Presidente Sebastián Piñera a través del Ministerio de Hacienda, ha anunciado un plan de reactivación por 5.500 millones de dólares, enfocando los recursos en los ejes de protección del empleo y de los ingresos familiares, mayor inversión pública para reconstruir el país y apoyo a las MiPymes. Así, se puedan volver a generar más de 100.000 nuevos empleos, entregando apoyo a los miles de micro, pequeñas y medianas empresas, que generan más del 70% de los empleos en nuestro país y podamos generar la reconstrucción y reactivación que Chile necesita en viviendas, agua potable, equipamiento e infraestructura en educación, apoyo a los Municipios que tanto lo requieren, entre otros.

    Este enorme esfuerzo que hacemos como país, perderá completo sentido si estos grupos persisten en sembrar el miedo e inestabilidad a través de la violencia, los destrozos, incendios y saqueos que deben frenarse hoy mismo, de lo contrario el retroceso económico será nefasto.

    Soy un profundo convencido que de las crisis se construyen también oportunidades, somos un país que se levanta una y mil veces, con unidad, con respeto, con un profundo sentido de solidaridad y empatía, juntos hemos superado tragedias de las cuales el mundo es testigo, y hoy, nuestro país nos llama a unirnos nuevamente, a respetar y valorar nuestras legítimas diferencias, y en virtud de ellas a través de los diálogos y los acuerdos, hagamos de Chile el país que queremos y soñamos.