Fotografía: Archivo
Publicado por: Vivimos La Noticia
La información es de: Juan Carlos Díaz
  • Nuestra ciudad, la gran capital regional del Maule, ha sido protagonista en los últimos días de un interesante protagonismo en el país, por distintos temas, que me hacen pensar que vamos por un buen camino y que, con voluntad y esfuerzo, lograremos hacer de Talca la principal ciudad emergente de Chile.

    Hace apenas un par de semanas celebramos nuestra semana de la independencia, con nuestra -ya reconocida- Fiesta de la Independencia de Talca, un grandioso festival musical que contó con la participación de artistas nacionales e internacionales, congregó a más de medio millón de asistentes en la explanada del Río Claro y fue transmitida a todo el país a través de la señal de TVN.

    Los ojos de Chile y de Latinoamérica estuvieron muy atentos a nuestra celebración, una oportunidad grandiosa que nos permitió mostrar lo mejor de nosotros, lo mejor de nuestra cultura, idiosincrasia, identidad y amabilidad. Términos que engloban la imagen-ciudad que queremos.

    El concepto de imagen-ciudad es multidimensional y no se limita únicamente a aspectos urbanísticos, sino que incluye otros elementos de nuestra propia cultura, que permite a la población moldear cada día a la ciudad con su actividad cotidiana.

    La mayoría de los talquinos despiertan temprano, salen a trabajar, muestran sus capacidades a otros y en beneficio de la ciudad, lo que ayuda a dinamizar nuestra economía.

    Prueba de ello da cuenta el reciente informe que entregó el Indicador de Actividad Económica Regional, INACER, que situó al Maule como la región que más creció en Chile con un 11,1%. Una cifra que no debe pasar en absoluto inadvertida.

    Nuestra economía mejora y muestra signos de mantener la tendencia al alza. O, al menos, de una manera sostenida. Talca debe ser capaz de gestionar de manera diligente los recursos que dispone, y así obligar a los responsables locales a tomar decisiones que optimicen sus estilos de intervención con la finalidad de conseguir una mayor competitividad regional.

    Talca es la cuarta ciudad intermedia de Chile–es decir, aquéllas conformadas a partir de una comuna cuya área urbana consolidada tiene más de 50.000 pero menos de 250.000 habitantes– con un rango superior de calidad de vida urbana, según el Índice de Calidad de Vida Urbana (2018), elaborado por la CChC y el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC.

    Estos estudios nos plantean el desafío de potenciar la ciudad no sólo como un espacio construido en infraestructura, sino también desde una dimensión social de la ciudad.

    Nosotros, desde la municipalidad, lo tenemos claro: el desarrollo sostenible es la vía. Es decir, satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones. Y por ello fuimos pioneros en programas como la eliminación de bolsas plásticas en comercios adheridos, por decreto municipal, algo muy destacado en el país.

    Ahora estamos enfocados en un nuevo programa de recolección segregada de residuos, que hemos presentando en varios sectores de la ciudad a través de la consulta y la participación ciudadana.

    Creemos en el cuidado del medioambiente, creemos en la protección de nuestros adultos mayores, creemos en la ayuda a personas en situación de vulnerabilidad y creemos, entre otras cosas, en los derechos de la mujer (pronto les anunciaré un hermoso proyecto municipal).

    Todo esto consolida a nuestra ciudad. Cada vecino le significa a Talca una potente herramienta para generar desarrollo y riqueza económica. Paro no es fácil, es necesario fomentar la interacción y la cohesión social como una herramienta que favorezca sistemas inclusivos y que permitan el acceso a los servicios públicos de todos los ciudadanos.

    Nuestra ciudad, al ser una urbe emergente, está recibiendo nuevas olas internas y externas de migrantes, atraídos por nuevas fuentes de empleo, viviendas a precios más razonables y mejor calidad de vida. Creo firmemente que podemos planificar mejor nuestro crecimiento a futuro -y que supere a la gestión municipal de turno- y así evitar los problemas de las megaciudades, para asegurar la sostenibilidad urbana por la que estamos encaminados y que nos hace marcar tendencia en el país.

    Juan Carlos Díaz, Alcalde de Talca.