Martes, 25 de Mayo del 2021 · Publicado a las 11:16

Paramédico es condenado a ocho años de cárcel por tortura sexual a paciente en hospital psiquiátrico

En la sentencia, los jueces señalaron que "no cabe duda que la acción la cometió en razón de que la paciente era mujer, quien no sólo estaba enferma y medicada, sino que en condiciones físicas deplorables: en estado de desnutrición y además es pobre".

Archivo
Escrito por Belén Soto

A ocho años y seis meses de presidio, fue condenado por el Segundo Tribunal de Juicio Oral en Lo Penal de Santiago, el técnico paramédico, Ángel Falen Morales, como autor del delito consumado de tortura sexual, contra una paciente el 3 de febrero de 2019 en el Instituto Psiquiátrico Doctor José Horwitz Barak. 

El hecho fue capturado por una cámara de seguridad en una habitación del recinto hospitalario, cuyas imágenes fueron encontradas de forma fortuita por otro funcionario del centro el día 7 de ese mes, quien advirtió de la situación a la dirección del establecimiento, realizando esta una denuncia ante la Fiscalía Metropolitana Centro Norte, que inició el proceso penal respectivo ante la Justicia.

Más de dos años después, este lunes, en fallo unánime, el tribunal dio por establecido el delito, más allá de toda duda razonable.

El juez Raúl Díaz, presidente del Segundo TOP de Santiago, expuso que "el Ministerio Público y el INDH insistieron en que los hechos debían calificarse como tortura, considerando la reciente modificación de este delito del año 2016, los tratados ratificados por Chile y la interpretación que distintos tribunales internacionales han dado a este delito".

"La Sala, integrada también por las juezas Claudia Camus y Nancy Alvarado, estimó que efectivamente los hechos debían calificarse como tortura, considerando que el delito se cometió motivado o en razón de una discriminación, en este caso, por el género y el estado de salud de la víctima", afirmó el magistrado.

En efecto, la sentencia condenatoria establece que, "en base a todas las normas internacionales vigentes y la jurisprudencia referida, no cabe ninguna duda para esta Sala de que la acción del encausado la cometió en razón de que la paciente era mujer, prueba de ello es que el mismo doctor Francisco Gil (del psiquiátrico) manifestó en su declaración que no había recibido denuncias similares contra el encartado realizadas por hombres pacientes de ese recinto hospitalario, donde se desempeñaba preferentemente".

"Si bien algunos podrían pensar que cada vez que un funcionario público agreda sexualmente a una mujer es tortura, cabe responder que la propia ONU ha asentado ya el año 1992 que 'la violencia dirigida contra la mujer porque es mujer o que la afecta en forma desproporcionada constituye una violación a sus derechos humanos", razonan los jueces.

El fallo concluye señalando que, "concurre también como factores de discriminación que se trataba de una persona no sólo enferma y medicada, sino que en condiciones físicas deplorables, en estado de desnutrición y que además es pobre, como lo expresa una perito. Todo lo cual la reviste de una mayor vulnerabilidad".

El Tribunal impuso a Ángel Robinson Falen Morales, además las penas accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y de derechos políticos, y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.

Sigue la cobertura completa

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último