Lunes, 26 de octubre del 2020 · Publicado a las 13:49

El futuro después del Apruebo: Los pasos hacia una Nueva Constitución

¿Cómo se elegirá a los miembros de la Convención? ¿De qué forma trabajarán y cómo se ratificará la futura Carta Magna? Conoce los detalles de los procesos que se vienen y las normas que los regulan

Archivo
Escrito por VLN Radio

Tras la avasalladora victoria del “Apruebo” en el Plebiscito 2020, opción que triunfó con un 78,2% junto con la “Convención Constitucional”, que obtuvo un 79% de los votos emitidos, se inició el proceso que llevará a la elaboración de una nueva Constitución para Chile.

El primer paso para esto es la conformación del órgano que redactará la Carta Magna, para lo cual el presidente, Sebastián Piñera, debe convocar a las elecciones que se realizarán el 11 de abril de 2021. Ese día, también se realizarán los comicios municipales y para el nuevo cargo de gobernador regional.

La Convención Constitucional: ¿Cómo estará conformada y cómo se elige?

Esta entidad estará compuesta por 155 miembros, para lo que se considerará la distribución de los distritos electorales establecidos en las elecciones de diputados, con el mismo número de elegidos por territorio.

Los integrantes del órgano, llamados convencionales constituyentes, pueden ser todos los ciudadanos chilenos mayores de 18 años. En cuanto a los nacidos en el extranjero con padre o madre chilenos y los nacionalizados por gracia, podrán ser candidatos solo si han vivido en el país por más de un año.

En cuanto a las autoridades que postulen, desde el momento en que inscriban su candidatura quedan fuera de sus cargos, a lo que también están sujetos funcionaros judiciales, del Ministerio Público, Fuerzas Armadas y de orden. En tanto, quienes ejerzan un puesto directivo de naturaleza gremial o vecinal, deberán suspender sus funciones.

Antes de estas elecciones, se podrán presentar listas de candidatos independientes, donde dos o más postulantes podrán formar una lista electoral en el distrito específico. En cada uno de éstos, pueden incluir un candidato o candidata más que el número de convencionales que se elegirá en el respectivo distrito.

De estas listas, cada candidatura requiere para inscribirse de la firma de un grupo de ciudadanos independientes igual o superior al 0,4% de los que hubieran votado en el distrito electoral, en la anterior elección de diputados.

En cuanto a la paridad de género, si el número de candidaturas en el respectivo distrito es par, cada lista debe incluir igual número de hombres y de mujeres. Si no es par, se admite que uno de los sexos supere al otro en máximo una candidatura.

Las listas deben inscribirse con una candidata que las encabece y luego se alternarán sucesivamente (mujer, hombre, mujer, hombre). En los distritos que elijan entre tres y cuatro convencionales, las listas podrán tener hasta seis candidaturas.

Para asegurar el cumplimiento de la paridad, en los distritos que repartan un número par de escaños, deben resultar electos igual número de hombres y mujeres. En los distritos que repartan un número impar de escaños, no podrá resultar una diferencia de escaños superior a uno entre hombres y mujeres.

Se asignará el número de escaños que corresponda a cada lista, aplicando el sistema proporcional establecido en la Ley sobre Votaciones Populares y Escrutinios. En caso de que la asignación preliminar permita la elección de igual número de hombres y mujeres en el distrito o una diferencia de no más de uno o una, se mantendrá así.

De no presentarse lo anterior, se determinará la cantidad de escaños para hombres y mujeres, que deban aumentar y disminuir respectivamente en el distrito, para obtener la distribución mínima. Además, se ordenarán las candidaturas que el sistema proporcional seleccione preliminarmente del sexo sobrerrepresentado, según su votación individual de menor a mayor.

Además, se verá cual es la candidatura con menos votos del sexo sobrerrepresentado. Esa quedará fuera de la convención y entrará la con mayor votación del sexo subrepresentado de su mismo pacto, partido o lista de independientes.

Si pese a todo lo descrito antes no se logra el equilibrio de género, se realizará el mismo procedimiento. Se continúa con la candidatura del sexo sobrerrepresentado siguiente en la lista de los menos votados y se reemplaza por la más votada del sexo opuesto en su mismo pacto, partido o lista de independientes, hasta que se logre la paridad. No habrá reasignación en caso de ciudadanos independientes electos fuera de lista.

Redactando la nueva Constitución: ¿Cómo trabaja la Convención?

Después de la elección de los constituyentes, en su primera sesión estos deberán elegir por mayoría absoluta a quienes asumirán el cargo de presidente y vicepresidente. Junto con ellos, operará una secretaría técnica conformada por personas de comprobada idoneidad académica o profesional.

En un plazo máximo de nueve meses contados desde su instalación, la Convención deberá redactar y aprobar una propuesta de texto de la nueva Carta Magna. Este tiempo podrá ser prorrogado por tres meses solo una vez, lo que deberá ser expresamente solicitado por el presidente del órgano o un tercio de sus miembros.

Las normas y el reglamento de votación deberán ser aprobados por un quórum de dos tercios de los integrantes en ejercicio. Asimismo, no podrán alterar este método ni los procedimientos para el funcionamiento de la entidad, lo que incluye la forma de adoptar los acuerdos.

Sea cual sea el contenido del texto, este deberá respetar el carácter de República del Estado de Chile, su régimen democrático y las sentencias judiciales, firmes y ejecutoriadas, además de los tratados internacionales ratificados anteriormente y que se encuentren vigentes.

Si existen reclamaciones por una infracción a las reglas de procedimiento en la Convención, estas serán resueltas por cinco ministros de la Corte Suprema, elegidos por sorteo.

Mientras funcione este órgano que trabajará en la nueva Constitución, sus integrantes recibirán una retribución mensual de 50 unidades tributarias mensuales ($2,5 millones aproximadamente), además de las asignaciones que se establezcan en el Reglamento de la Convención.

Durante el tiempo que sean convencionales, los miembros no podrán ser candidatos a cargos de elección popular y hasta un año después de terminadas sus funciones.

Plebiscito de salida: Aprobar o rechazar la nueva Constitución

Con el texto ya redactado, el presidente de la República deberá convocar a un nuevo plebiscito de salida, en el que las ciudadanas y ciudadanos del país deberán aprobar o rechazar la Constitución propuesta por la Convención.

Estos comicios se harán 60 días después de la publicación del decreto supremo convocante en el Diario Oficial. Si la fecha cayera en un lapso de 60 días antes o después de otra elección popular, se retrasará hasta el domingo siguiente. Si en este caso el día correspondiera dentro de los meses de enero o febrero, se aplazará hasta marzo.

En este plebiscito, el voto será obligatorio. Quienes estén habilitados para sufragar y no lo hagan, se exponen a multas de 0,5 a 3 unidades tributarias mensuales, esto es, de $25 mil a $151 mil pesos.

Si el resultado de la elección da por ganadora a la opción del “Apruebo”, el presidente debe convocar al Congreso Pleno para que, en un acto público y solemne, se promulgue y se jure o prometa respetar y acatar la nueva Constitución. El texto será publicado en el Diario Oficial, dentro de los diez días siguientes a su promulgación y entrará en vigencia en dicha fecha.

En cambio, si en el plebiscito de salida triunfa el “Rechazo”, continuará vigente la actual Constitución de 1980.

Por su parte, la Contraloría General de la República publicó un diagrama que describe los procesos antes mencionados:

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último