Gastroenterólogos alertan sobre las enfermedades digestivas más frecuentes en adultos mayores

La Sociedad Chilena de Gastroenterología (SChGE) advirtió sobre las patologías con mayor tasa de hospitalización en este segmento, indicando cómo prevenir y tratar estas situaciones de forma adecuada
Archivo
Publicado por: Vivimos La Noticia

De acuerdo a un estudio de la Organización Mundial de la Salud, Chile es el país con mayor esperanza de vida en Latinoamérica, la que supera los 80 años de edad. Ante esta situación, la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SChGE) advirtió sobre las enfermedades digestivas con mayor tasa de hospitalización en adultos mayores.

 

La organización indicó que estas patologías consisten en diverticulitis, hemorragias digestivas, cánceres digestivos, enfermedades del hígado y pancreatitis. Con pacientes que alcanzan los 90 años y siguen activos laboral y socialmente, los especialistas apuntaron a revisar el denominado “índice de fragilidad”.

Sobre lo anterior, el geriatra, Dr. Marcelo Blacutt, señaló que “ningún detalle del examen físico debe pasarse por alto y minimizar ciertos síntomas justificándolos por los años de vida. La edad no es lo importante, sino la condición física, mental y anímica, que afecta no solo la salud, sino la calidad de vida”.

El médico agregó que “la medicina ya está planteando una nueva mirada de la salud en una sociedad envejecida, denominada valoración geriátrica integral, generando especialistas en cardiogeriatría, neurogeriatría o psicogeriatría, por mencionar algunos, confirmando que este perfil de paciente supone desafíos específicos”.

Para el Dr. Roque Sáenz, anterior presidente de la SChGE, la educación al paciente es una pieza clave para garantizar un buen envejecimiento. “Procurar un estilo de vida saludable, realizar caminatas diarias, no fumar y consumir alcohol en forma moderada, dieta mediterránea, son las principales indicaciones para mantener una buena salud digestiva”.

“Asimismo, la genética nos ha aportado formas de prevenir riesgos familiares al detectar afecciones precozmente y por ello la importancia de mantener controles médicos regulares”, explicó Sáenz.

El gastroenterólogo sostuvo que en el proceso de envejecimiento se observan dificultades en la masticación, debido a la pérdida de molares y dentadura, así como en la coordinación de la deglución y el trasporte del bolo alimenticio a través del esófago. A ello, se suman problemas de reflujo y regurgitaciones.

En cuanto a la incidencia de cánceres digestivos, el cáncer del esófago y de la faringe se diagnostica a edades más avanzadas, presentándose mayoritariamente en fumadores. “En el estómago, es más probable desarrollar gastropatía atrófica a mayor edad y a mayor convivencia con el Helicobacter pylori, generando atrofia metaplasia intestinal y riesgo de úlcera, linfoma y tumores malignos”. En estas edades, el especialista indicó que son más frecuentes los problemas de irrigación en el intestino.

Desde la perspectiva de la distribución por sexo, las mujeres presentan más colelitiasis que los hombres y, a más edad, mayor riesgo de cálculos vesiculares y neoplasia de vesícula. En este sentido, se recomienda operar la vesícula con cálculos para evitar tumores vesiculares en pacientes con esta patología, entre los 35 y los 55 años. En caso de cáncer de vesícula, este ocurre en pacientes que tienen cálculos por mucho tiempo, sumado a algunos factores genéticos y ambientales.

El Dr. Sáenz también aseguró que existen problemas digestivos derivados del uso de fármacos. En este sentido, se reportan complicaciones tras el tratamiento farmacológico de infecciones por virus de la Hepatitis, así como por el consumo prolongado de antinflamatorios, que producen sangrado digestivo, daño hepático y renal agudo.

El hígado, dijo el profesional, suele presentar problemas en el paciente mayor con la presencia de daño por consumo de alcohol, hepatitis crónicas y el hígado graso, que puede llevar a la fibrosis. Del mismo modo, Sáenz mencionó que hay un aumento en el cáncer de páncreas, colon y recto, aunque gracias a algunos esfuerzos de prevención de este último en Chile, se está comenzando a ver una disminución en su incidencia y mortalidad.

Pese a lo anterior, el cáncer de colon y recto va aumentando, en especial en el grupo de los 45 a 50 años, lo que ha significado cambiar hacia una edad más joven el protocolo de pesquisa. La enfermedad diverticular del colon y sus complicaciones es cada vez más prevalente a mayor edad del paciente, observándose complicaciones tras cirugías del tratamiento de la obesidad que son frecuentes como solución de esta condición.

Por último, pero no menos complicado, el estreñimiento es un aspecto problemático en el adulto mayor, por las dificultades en comer y masticar, consumir menos fibras, menos líquido, el uso de fármacos y todos sus efectos colaterales.

“Debemos tomar conciencia acerca de los cambios en la flora intestinal y sobreinfecciones, a veces serias como el Clostridium difficile, como consecuencia del uso de antibióticos, muchas veces autoindicados. Siempre es importante reforzar la preferencia de frutas y verduras en la dieta, con fibras, así como de carnes blancas por sobre el consumo de carnes rojas y cecinas”, concluyó Sáenz.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios