Tres consejos para no sufrir por la contaminación acústica

La exposición constante a ruidos fuertes y molestos acarrea efectos perjudiciales a la salud, lo que puede intentar evitarse con la aplicación de simples medidas que colaboran a aplacar el sonido
Archivo
Publicado por: Vivimos La Noticia

La vida en la ciudad está siempre llena de ruido excesivo en el ambiente, formando lo que se califica como contaminación acústica. Esta rodea a las personas durante el día y muchas veces en las noches, lo que eventualmente acarrea efectos perjudiciales a la salud.

 

Desde los sonidos de los electrodomésticos en el hogar hasta el pasar de los automóviles y aviones, todo el tiempo se está expuesto a esta situación. Los expertos indican que esto afecta al estado de ánimo, la concentración, los horarios de sueño e incluso propicia problemas cardíacos.

Desde el Instituto de Seguridad del Trabajo (IST), entregaron algunos consejos que podrían ayudar a evitar el exceso de ruido y prevenir molestias asociadas.

1. Usar tapones para los oídos:

Si bien algunas personas se ponen audífonos para escuchar música con el fin de intentar aplacar el ruido, es más recomendado utilizar tapones. Estos pueden ser adquiridos en las farmacias, disponibles en formatos desechables y reutilizables.

2. Mejorar el aislamiento de la casa:

Es en el hogar donde se pasa la mayor parte del tiempo, en especial durante la noche, por lo que es muy molesto intentar dormir mientras hay ruido en el ambiente. Ante esto, se puede intentar mejorar el aislamiento instalando doble cristal en las ventanas o reforzando las paredes.

Una opción más económica, que propone el portal de carpintería El Mueble, es cubrir las paredes con paneles de corcho con un mínimo de 5 mm de grosor. Si el ruido proviene desde dentro de la casa, es útil poner alfombras en el piso que amortigüen los pasos de las personas. También sirve poner música ambiental que cubra el sonido que pueden provocar los electrodomésticos.

3. Ser consciente del ruido que se genera:

Muchas veces, somos nosotros mismos los que podemos estar generando mucho ruido sin darnos cuenta, afectando nuestra propia salud. Actividades como ver televisión con el volumen muy alto, escuchar música demasiado fuerte o hablar en un tono elevado, pueden ser algunos de estos sonidos que se pueden evitar.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios