Especialistas indicaron qué hacer cuando un niño se traga objetos pequeños y extraños

Ante el riesgo de que los menores sufran de asfixia y otros problemas asociados a esto, los expertos entregaron recomendaciones sobre como prevenir y tratar la ingesta de artículos peligrosos
Archivo
Publicado por: Vivimos La Noticia

Siempre que hay niñas y niños presentes, existe la posibilidad de que encuentren un objeto pequeño y se lo pongan en la boca, con el riesgo de tragárselo y acarrear problemas a su salud. Al respecto, el Instituto de Seguridad del Trabajo (IST) informó sobre cómo evitar estas situaciones.

 

De acuerdo a cifras difundidas por la Universidad de Harvard y recopiladas por el Hospital de Ohio, Estados Unidos, entre los años 1995 y 2015 un 75% de los niños que se tragaron cosas en ese país correspondían a menores de 5 años. Se estima que un 21% de ellos tenían menos de 12 meses.

En cuanto a las piezas ingeridas, un 61,7% fueron monedas, 10,3% eran partes de juguetes, un 7% correspondió a joyas y 6,8% a pilas.

Precisamente, este último artículo y los magnetos del refrigerador son los elementos más peligrosos. Las pilas tienen un ácido que puede quemar el revestimiento del tracto gastrointestinal, mientras que los segundos pueden pegarse y atrapar tejido entre ellos si son más de uno. Por ello, es necesario ir a un hospital de inmediato si son tragados.

Desde la casa de estudios norteamericana, advierten también sobre los objetos cortantes o puntiagudos, como agujas, alfileres, tachuelas, clavos, tornillos, palillos y ciertos tipos de aros. Ante la ingesta de estos, la mayoría de las veces se debe realizar una extracción de urgencia antes de que puedan quedar insertados en el tubo digestivo, afirman en el Hospital para Niños de Colorado.

Para evitar estas situaciones, se debe evitar dejar al alcance del niño cualquier cosa diminuta cuyo tamaño sea mayor a 2,5 centímetros, porque hay mayor probabilidad de que quedan atascados en el esófago, que es el tubo que va de la boca al estómago.

En caso de que el objeto no sea una pila, imán u objeto puntiagudo, cuyo tamaño sea menor a 2,5 cms, no siempre es necesario llevar al infante a urgencias, pues el artículo podría ser evacuado por el sistema digestivo eventualmente.

En esta última situación, hay que preocuparse cuando el menor no bote la pieza dentro de los próximos 3 días (72 horas) y/o si presenta síntomas, como dolor de estómago o vómitos.

Como idea para prevenir cualquier situación de riesgo, la Universidad de Harvard propone adquirir un “tubo de prueba”, herramienta disponible en el comercio. Cualquier objeto que pueda pasar por ahí, es demasiado pequeño como para niños menores de 5 años. Si no se encuentran ni se tiene dinero para comprar uno, es posible usar una tubería o manguera que sea de menos de 1 pulgada (2,5 cm) de diámetro.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios