Experta en salud entregó recomendaciones para el cuidado de adultos mayores en invierno

La académica de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica del Maule en Curicó, Valeria Aravena, entregó una serie de consejos para que la tercera edad enfrente de forma segura estos meses de frío y lluvias
Archivo
Publicado por: Vivimos La Noticia

Según datos del Censo 2017, el 16% de los chilenos es adulto mayor, es decir, por cada 100 menores de 15 años, hay 80,9 personas mayores de 60. Por ello, es cada vez más importante preocuparse por las enfermedades que afectan de forma más dura a este segmento.

 

Al respecto, la académica de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica del Maule sede Curicó, Valeria Aravena, entregó una serie de recomendaciones para que la tercera edad enfrente de forma segura el invierno. Según cifras del Ministerio de Salud, durante esta época se producen entre 4 mil y 6 mil 500 hospitalizaciones asociadas a la influenza, virus que afecta principalmente a los niños y personas que superan los 60 años.

“Durante invierno, nos vemos enfrentados a los meses más fríos del año, lo que provoca condiciones ambientales que facilitan la transmisión de virus, haciendo más frecuente las enfermedades respiratorias. Dentro de la población de riesgo, están nuestros adultos mayores y este riesgo incrementa con las enfermedades crónicas”, comentó Aravena.

La enfermedad más común de esta época es el resfrió, con síntomas como congestión nasal, tos y dolor de garganta, por lo que se recomienda evitar los cambios bruscos de temperatura. Como ya se mencionó, durante esta época aumenta el riesgo de contraer influenza, la que es provocada por un virus que manifiesta molestias similares al resfrió, pero con mayor intensidad: fiebre de 38°c, cefalea, dolor muscular, cansancio, malestar general y disminución del apetito.

Lo preocupante, según la docente, es que en los grupos de riesgo este virus puede llegar a producir cuadros más graves, como neumonía y otras complicaciones, lo que en casos severos podría causar la muerte.

“Para prevenir la influenza es necesario la vacuna que se aplica anualmente, esto debe complementarse con medidas básicas de higiene, como el lavado frecuente de las manos con agua y jabón o alcohol-gel y el uso adecuado de pañuelos desechables para cubrirse la boca y nariz, al toser y estornudar. Además de medidas como ventilar la casa y no acudir a lugares con mucha aglomeración de personas, como por ejemplo el mall”, puntualizó.

En cuanto a la alimentación, esta repercute directamente en el estado de salud de las personas. El Ministerio de Salud recomienda que los adultos mayores mantengan una dieta saludable, lo que incluye el consumo diario de abundantes verduras y frutas, tomar leche o yogurt con poca grasa (descremados), además de preferir carnes blancas como el pescado, pavo, pollo o carnes rojas sin grasa, además de legumbres.

“Los lácteos son una fuente de proteína, calcio y vitaminas, como la A y B. Las porciones que se recomiendan son de dos a tres por día. Las carnes blancas como el pescado y el pollo, además de las carnes rojas y el huevo, aportan proteínas hierro zinc y cobre, por lo que se debería consumir una porción de estos alimentos por día”, dijo la profesora de la UCM.

Las frutas y verduras son muy ricas en vitaminas A, C, antioxidantes y fibra, por lo que se sugieren dos porciones al día. En tanto, el pan, cereales y papas aportan a la dieta carbohidratos, fibra y calorías, indicándose dos porciones diarias a la dieta.

A esto, se suma consumir entre seis a ocho vasos de agua al día, ya que esto previene la deshidratación, mantiene la temperatura corporal, la buena digestión y el funcionamiento de los riñones.

“Cabe mencionar que, en el programa de alimentación complementaria del adulto mayor, a través de los CESFAM se entregan alimentos fortificados con micronutrientes, para mantener y mejorar el estado nutricional de los adultos mayores, aumentando sus defensas. Estos alimentos son la crema Años Dorados y la Bebida Láctea Años Dorados”, explicó Aravena.

Es importante también el tipo de calefacción a utilizar, siendo la menos recomendada las estufas a parafina y leña. “La más recomendada es la calefacción eléctrica, ya que es la menos contaminante. En caso de tener calefacción a leña, lo sugerido es que la madera esté bien seca, ya que húmeda libera más material particulado y trae consecuencias para la salud, puesto que se genera una mayor contaminación intradomiciliaria, lo que podría provocar importantes enfermedades respiratorias en el adulto mayor o complicar las ya existentes”, comentó la especialista.

Asimismo, se recomienda utilizar en menor cantidad las estufas a gas, ya que igual emiten gases al interior del hogar, por lo que se sugiere su uso solo en lugares con buena ventilación para una permanente renovación del aire, controlando la humedad ambiental. La académica indicó que “es importante recordar que la calefacción con gas no se debiera usar en dormitorios completamente cerrados, por el riesgo de intoxicación.”

La siguiente es una lista breve de recomendaciones para proteger a los adultos mayores en invierno:

- Vacunarse contra la influenza.

- Mantener una dieta saludable y equilibrada.

- Si tienen una estufa a parafina, se debe encender en el exterior y dejarla ahí por 15 minutos. Luego, apagar la estufa siempre afuera de la casa.

- Ventilar diariamente la casa y habitaciones.

- Evitar cambios bruscos de temperatura.

- Usar pañuelos desechables y eliminar los pañuelos de género, debido a que son reutilizables y mantienen microorganismos.

- Evitar lugares con aglomeración de personas, como por ejemplo el mall.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios