Miércoles, 12 de Junio del 2019 · Publicado a las 12:26

Especialistas estiman que un 35% de los chilenos sufre de síndrome de hígado graso no alcohólico

Este miércoles 12 de junio, se conmemora el Día Internacional del Hígado Graso No Alcohólico, por lo que la Sociedad Chilena de Gastroenterología advierte de los riesgos que implica esta enfermedad

Archivo
Escrito por Matias Burgos

Este miércoles 12 de junio, se conmemora el Día Internacional del Hígado Graso No Alcohólico, un síndrome en el que ocurre una acumulación anormal de grasa en este órgano, lo que acarrea el riesgo de desarrollar lesiones en las células, inflamación, eventos cardiovasculares, cirrosis o cáncer de hígado.

 

En el marco de esta fecha, la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SChGE) advirtió que por el alza de los índices nacionales de obesidad y sedentarismo, proyectan hasta un 35% de prevalencia en la población adulta en el país.

Esta condición, que no involucra el consumo excesivo de alcohol, se asocia a la diabetes y obesidad, además de acarrear complicaciones vinculadas al desarrollo de cáncer y la necesidad de un trasplante. Esto lo ha convertido en un serio problema de salud en países como Brasil, México, Colombia y Chile.

Desde la SChGE, aseguran que sus causas residen en la combinación de hábitos sedentarios, consumo de comida alta en grasas y antecedentes genéticos. Contrario al prejuicio popular, al menos en su condición no alcohólica esta enfermedad no obedece a una conducta licenciosa que incluya el abuso de estas bebidas.

Según el Dr. Marco Arrese, especialista en enfermedades del hígado y miembro de la entidad, pese a que no existen cifras recientes, ya en 2009 la frecuencia alcanzaba un 24% de afectados en el país. “Si uno proyecta de acuerdo a los datos de salud de la Encuesta Nacional de Salud (ENS), donde la obesidad y la diabetes son condiciones principales asociadas a hepatitis alcohólica e hígado graso alcohólico, las que han aumentado, la proyección es que en Chile debe haber entre un 30 y 35% de pacientes con hígado graso”.

El profesional señaló que si se diagnostica en etapas no avanzadas, la condición es reversible con la baja de peso, la actividad física y el uso de ciertos medicamentos. Debido a que el hígado graso podría causar una enfermedad hepática severa, el doctor destacó que la importancia de evaluar a los que ya presentan daño.

“A mayor fibrosis hepática, correspondiente al grado de cicatrización que puede tener el hígado, mayor será el riesgo de muerte por enfermedades hepáticas”, dijo Arrese, quien precisó que este diagnóstico puede apoyarse con el uso de técnicas no invasivas, sobre todo el examen de elastografía hepática.

En tanto, el Dr. Francisco Barrera, miembro del directorio de la Asociación Chilena de Hepatología (ACHHEP), filial de la SChGE, indicó que estudios recientes parecen indicar que esta condición tendría un fuerte componente amerindio. Así, México, Chile tienen alta prevalencia, sumándose probablemente Perú y Bolivia.

“Ello se explicaría por la carga genética y ciertas variaciones mínimas llamadas polimorfismos, que predisponen a desarrollar hígado graso. Chile y México bordearían el 60% de la población adulta, de los casos que presentan al menos una de estas variantes, la cual predispone a hígado graso y desarrollo de cirrosis y hepatocarcinoma. Mediante un buen examen físico y el complemento de exámenes simples como es un hemograma, pruebas hepáticas, marcadores de glicemia y albúmina, se puede estratificar el riesgo individual del paciente a desarrollar complicaciones derivadas del hígado graso”, aseguró Barrera.

Investigaciones han demostrado que bajar un 10% del peso corporal impacta en la reversión de la grasa, la inflamación y de la fibrosis. Esto sería incluso más efectivo que la mayor parte de los fármacos considerados hasta el momento para combatir la enfermedad.

En opinión del Dr. Jaime Poniachik, miembro de SChGE, “deben activarse más campañas para mejorar la alimentación y el deporte. Además, es necesario crear políticas públicas de enseñanza nutricional en la primera infancia, regulando el tamaño de las porciones. Esto, especialmente de alimentos procesados disponibles en el mercado e idealmente que los alimentos tengan una rotulación de sus calorías y la equivalencia en gastos energéticos, con los tiempos de ejercicios necesarios para consumir sus calorías”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último