Jueves, 26 de Julio del 2018 · Publicado a las 16:40

La adolescente fantástica de Curicó

Lo único que desea Valentina es ser feliz

Archivo
Escrito por Jean Muñoz

La llamaremos Valentina para proteger su identidad. Esta es la historia de la primera niña transgénero en la provincia de Curicó. No nació como mujer, pero si se siente y quiere vivir como una.

Desde pequeño notamos que era diferente, pero uno como madre trata de hacerse el loco con algunas cosas que nos incomodan o afectan directamente”, relata Lorena, su madre.

No le gustaban los juguetes que le regalaban sus padres, se sentía a gusto con los juguetes de su hermana. Su infancia fue muy difícil, todos la rechazaban, incluso su propia familia.

Mientras cursaba su enseñanza básica fue víctima de bullying, quizás un tanto normal para esos tiempos -donde los tópicos de transgéneros no se conocían abiertamente-, dentro de la normalización del acoso estudiantil, pero todo cambió con un hecho que marcó su infancia.

En el recreo se quedaba con sus compañeras jugando tranquilamente, hasta que un profesor la alentó a jugar con los niños, zona donde debía estar según él. Haciendo caso a la recomendación del docente, Valentina salió a jugar con sus compañeros de curso, fue en eso cuando la menor jugaba en el resbalín, que uno de sus compañeros la empujó cayendo de cabeza.

Resultado de esa acción, fractura de cráneo con hemorragia interna, en una condición grave que la mantuvo bastante tiempo hospitalizada. Pese a ello salió adelante y continuó con sus estudios.

En Curicó aún es un tema tabú, todos le decían que era homosexual o era “raro”, pero el verdadero cambio ocurre en su adolescencia. Lorena no sabía qué hacer, incluso evitó el tema durante varios días y semanas.

Sus padres se separaron, a él le ha costado mucho entender lo que ocurre con su hija. Según Lorena es producto de su crianza machista y conservadora, pero aún así ha podido entenderla de a poco “es un padre presente, puedo contar con él, acompaña en todo ahora, luego de muchos años después de la separación”.

Ahora el cambio transgénero a sido difícil en el círculo familiar, no todos entienden el proceso que está pasando Valentina. Sin embargo, el colegio a tenido un impacto positivo en la vida de la menor. Un apoyo continuo y asistencia que ayudan a la madre a no sentirse sola en esta lucha entre la identidad de su hija y los ojos de miles de personas.

Luego de una entrevista con el psicólogo, fue Valentina quien prefirió contarle el proceso que estaba viviendo al colegio y sus pares. Desde ese momento el centro educacional tomó el rol de un amigo cercano, donde le consultan cualquier cambio que desean hacer para mejorar su estancia en el establecimiento.

Valentina cuenta con un baño exclusivo en su colegio, al momento de pasar la lista la llaman por el nombre que escogió para su nueva vida y tratan de evitar cualquier atisbo de discriminación dentro de la escuela, pero pese a los intentos de igual manera ocurren.

Dentro de su proceso de cambio está el uso de ropa femenina, el maquillaje y sentirse completamente como una mujer. Un proceso paulatino donde buscan no alterar la vida de quienes comparten con Valentina.

En su casa mantiene una vida plena de mujer, en cambio en su colegio aún no puede por miedo a represalias y violencia en la que pueden incurrir sus compañeros. Es tanto el miedo con el que viven, que la madre ha pensado en irse de la ciudad y empezar una vida nueva, donde nadie conozca a Valentina.

Su futuro es promisorio, busca estudiar algo referente a la estética y moda, ser una persona normal, que la traten como mujer y poder ser simplemente feliz.

La madre sacó su bandera de lucha y busca crear una agrupación con padres que estén pasando la misma situación con sus hijos, ya que en Curicó es muy compleja y no hay una red de apoyo que ayude a realizar el cambio transgénero de una forma natural y sin miedo a que puedan ser acosados e incluso terminar con su vida.

Su meta es simple, espera que la gente se sensibilice y que puedan entender que todos tenemos el derecho de vivir en paz.

Yo solamente quiero que sea feliz, seré feliz cuando la vea realizada y se pueda desenvolver sola”, afirmó Lorena, su madre.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último