Martes, 20 de Diciembre del 2016 · Publicado a las 08:54

63 curicanos adictos al alcohol y las drogas se rehabilitaron

Archivo
Escrito por VLN Radio

 

El viernes 16 de diciembre fue un día especial para 63 usuarios del Hospital de Curicó, quienes luego de un largo proceso de rehabilitación a través del Programa Ambulatorio Intensivo de Alcohol y Drogas (PAI) del centro de salud, lograron su alta terapéutica y pudieron cambiar el rumbo de sus propias historias, marcadas por el consumo de alcohol y drogas como la cocaína o pasta base.

En la ceremonia realizada en el Hospital de Curicó estuvieron presentes autoridades como la Gobernadora de la provincia de Curicó Cristina Bravo, la Directora Regional del SENDA Patricia Gajardo y el Director del Hospital de Curicó Dr. Jorge Canteros. El Programa PAI es un trabajo que nace en 2007 fruto de un acuerdo entre MINSAL y SENDA, estando a cargo del Hospital de Curicó, con ubicación en el edificio de esquina Chacabuco con Villota.

El Director del hospital reconoció la importancia del Programa, “vemos hoy que un equipo multidisciplinario de médicos psiquiatras, psicólogos, terapeutas ocupacionales, asistentes sociales y técnicos en rehabilitación, culminan un hermoso y sistemático trabajo de tratamiento médico y acompañamiento a 63 usuarios que han decidido enfrentar su adicción para darse una nueva oportunidad en sus vidas”.

Uno de los momentos más significativos fue cuando los pacientes recibieron de mano de los funcionarios y en presencia de sus familiares, los diplomas de reconocimiento al término de esta etapa, que marca el inicio de su alta terapéutica. Además, dos usuarios y un artista invitado encantaron con su música a las 100 personas que asistieron al acto.

TESTIMONIO DE UN ADICTO

 

La ceremonia tuvo un momento de gran emotividad cuando el paciente Francisco Mondaca de 32 años, relató su historial de consumo. “Consumí 13 años cocaína, pasta base, marihuana y alcohol. Robé, manipulé, le hice daño a mi familia y me hice daño a mí, eso me llevó a tocar fondo y hacerme este tratamiento, el cual me ha hecho efecto”.

“Recuperarse depende netamente de uno, porque te puede ayudar tu familia, tu mamá, hermanos, tu esposa, tus hijos te pueden llorar, pero si uno no quiere rehabilitarse va a seguir en consumo hasta llegar a uno de los tres paraderos del adicto, que son la cárcel, el hospital o la muerte”, relató el joven Francisco.

Consciente de lo que vivió, Mondaca confiesa que cuando trabajaba se gastaba todo su sueldo en drogas y que luego venía la culpa y la angustia, “lo único que se te pasa por la mente es quitarte la vida, porque ya sabes que no puedes hacer nada y la única solución es desaparecer para dejar tranquila a tu familia”.

Para lograr la rehabilitación, Francisco asegura que hay que dejar de echarle la culpa a factores externos y asumir la responsabilidad, “uno fue el responsable de consumir la primera dosis y de la vida que tiene. El adicto siempre le echa la culpa a los demás, a la familia, al lugar donde vive, a tu señora, uno siempre va a buscar una excusa para consumir, porque no sabe cómo enfrentar los problemas”.

El egresado del Programa PAI agradeció a quienes lo ayudaron, “estoy muy agradecido del equipo técnico y clínico del PAI, de la acogida que me dieron, porque no es fácil llegar, contarles tu vida y que te abran las puertas y brazos.”

Sobre lo que viene, Francisco dijo que “terminé mi proceso de recuperación de 5 meses, sé que la droga me dejó un daño irreversible y que las ganas de consumir siempre las voy a tener, pero estoy preparado psicológicamente, con el solo hecho de acordarme como estuve y ver como estoy ahora. No cambio la vida feliz que tengo por la vida que tenía hace un año atrás”, finalizó.

 

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. VLN Radio podrá eliminar comentarios o bloquear usuarios que considere ofensivos, sea cortés.

Lo último