Asamblea decidió no vender patrimonio del Club 18 de Septiembre

Directiva solicitó ayuda municipal para demoler las ruinas que dejó incendio estructural.
Archivo
Publicado por: Mauricio Valdés

En más de doscientos millones de pesos se calculan las pérdidas materiales que provocó un dantesco incendio que consumió diez locales comerciales en los altos de un antiguo edificio de Avenida Dos Sur con Seis Oriente.

Este es un inmueble que data de la década del ´40 de propiedad del Club Deportivo 18 de septiembre y cuyos espacios están arrendados a particulares para uso como unidades productivas.

El dirigente Francisco González, ratificó que “la asamblea de socios votó no vender este terreno que es nuestro principal patrimonio. Por el contrario, hay algunas personas como Tito Tapia y Jaime Torres y varios más que se han ido sumando que nos están ayudando en los gastos operativos de la institución”.

En efecto, la mantención del Campo Deportivo ubicado camino a San Miguel tiene un costo de aproximadamente 800 mil pesos “hay que cumplir con nuestro canchero que es funcionario del club, pago de luz, agua, corte de pasto, etc. Esos gastos los pagábamos con los arriendos de los locales de la Dos sur, pero ahora que no tendremos entradas durante un tiempo, nos dificulta. Agradecer a los socios que nos están ayudando a salir adelante”, agregó el personero.

La compleja situación económica en la que quedó el CD 18 de septiembre, ha llevado a sincerarse con los entrenadores de las series.

Indicó el dirigente Francisco González que “los profesores entendieron y espontáneamente decidieron terminar sus procesos del presente año, sin cobrar un peso. Estamos agradecidos de ese gesto. ¡Hoy no tenemos!, así que comprendieron la situación. Además, no hay seguros. Después del terremoto de 2010, insistimos con varias Aseguradoras, pero no quisieron negociar por tratarse de un edificio antiguo”.

Es decir, las pérdidas son cuantiosas e irrecuperables.

A dos semanas de la tragedia, el inmueble construido en adobe está a punto de derrumbarse, por lo cual se han hecho gestiones con la Municipalidad de Talca para que les ayuden a demoler “ellos se comprometieron a enviarnos un Ingeniero Calculista para que estudie de qué forma hay que demoler. El personal del Departamento de Aseo y Ornato no se atrevió a ingresar ante el temor que las paredes se caigan. Es muy peligroso. Queremos que se demuela rápido, ya que cinco locatarios que resultaron damnificados, quieren volver abrir y atender a sus clientes”, reveló el vocero del Decano.

El otro acuerdo de la Asamblea es solicitar ayuda profesional para reconstruir.

La idea es asesorarse por profesionales en la materia y presentar un proyecto de reconstrucción al Consejo Regional (CORE) “nos está ayudando el consejero regional Juan Valdebenito, así que esperanzados en que esta es una oportunidad que tenemos como institución de volver a levantarnos”.

Coincidieron los socios del CD 18 de septiembre, que el valor patrimonial del lugar siniestrado-cuyas causas son materia de investigación-, “no se puede calcular, sino que está en el corazón de cada uno”, concluyó diciendo Francisco González.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios