Desarrollan sistema de etiquetas encriptadas para evitar la falsificación de vinos

José Lucena José Lucena

José Lucena José Lucena

El problema de falsificación de productos no es algo nuevo, consumidores y productores se ven afectados por la pérdida de confianza en el producto real y la pérdida en la oportunidad de venta. Frente a este escenario y debido al creciente posicionamiento internacional de los vinos del Maule, el Centro de Investigación en Tecnologías de la Información de la Universidad de Talca (UTALCA), presentó el proyecto “Autenticación de Vino con Información Electrónica”.

Se trata de un sistema de etiquetas encriptadas en bases de datos que eliminarían toda amenaza de falsificación y le darían a los vinos maulinos una trazabilidad para potenciar su competitividad en el mercado mundial. La idea es que se evite casos como sucedido en Australia donde se han registrado varias muertes por el consumo de un vino que contenía etanol. Se estima que entre un 10% y un 20% del vino en el mercado está falsificado.

AUTENTICACIÓN


Las técnicas de autenticación que se usan en la actualidad incluyen la degustación de un experto, algo que tiene un elevado costo, es un método invasivo y se basa en una opinión subjetiva. Además, existen etiquetas únicas pero estas son caras de producir y fáciles de duplicar.

El proyecto “Autenticación de Vino con Información Electrónica”, apoyado por Conicyt a través del Fondo de Fomento al  Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef), ofrece una solución integral que contempla la información del producto, en este caso el vino, en varios soportes: en la etiqueta y la capsula en combinación la cual es imposible de duplicar; encriptada  en la base de datos, también muy difícil de falsificar; y en una base de datos no reescribible y que no puede ser atacada.

En la etapa final, los consumidores podrán verificar el vino a través de un software tipo aplicación que confirmará los orígenes y datos de la bebida. La probabilidad de falsificar todos los componentes en el proceso de producción simultáneamente es casi imposible.

Además, el proyecto plantea la implementación estratégica de la solución, ya que el costo de la etiqueta electrónica no es un problema para los vinos premium, pero sí para los reserva y varietal que tienen un menor costo en el mercado.

Al respecto Irina Díaz, Investigadora del Instituto de Innovaciones Agropecuarias en materia de enología, planteó que “es una idea muy buena e innovadora, en la industria del vino es súper importante poder trabajar con estas tecnologías porque le permiten al consumidor y al elaborador del vino tener la trazabilidad de su producto”.  Además señaló que “es muy bueno trabajar en innovación en estas materias, no solamente preocuparnos de producir buenos vinos sino que también ser competitivos en el mercado con el desarrollo de estas tecnologías”.

Por su parte Ana María Flores, enóloga de Vinos Terra Maule, afirmó que el proyecto es “extraordinario, era una área que para mí era totalmente desconocida y creo que es algo que se debe implementar acá en el país.  Pienso que es algo tremendamente interesante y nos va a permitir bajar el riesgo de la falsificación de nuestros vino y otro alimentos de exportación” puntualizó.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios ()