Nuevas infecciones y más casos de parasitosis gastrointestinales tropicales en Chile

Archivo
Publicado por: Marco Díaz

La principal razón la constituyen el aumento de los viajeros a destinos exóticos de Sudamérica, el Caribe y el Sudeste asiático, además de la creciente población extranjera residente que ha migrado desde zonas tropicales de nuestro continente por razones laborales.


La globalización con el aumento de los viajes y los fenómenos migratorios, son los principales factores que colaboran hoy con el aumento de infecciones gastrointestinales importadas, dentro de las cuales encontramos a los parásitos de climas tropicales, situación que genera preocupación en la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SCHGE).

Para el Dr. Reinaldo Rosas, médico internista infectólogo, especialista en enfermedades tropicales y medicina del viajero, miembro de la SCHGE, se ha observado un aumento en el reporte de casos importados, algunos informados en la literatura y otros discutidos en las reuniones o congresos de su especialidad.

Solo algunas de estas enfermedades son de notificación obligatoria al Ministerio de Salud en Chile, por ejemplo la malaria, por lo que probablemente existe un sub-registro de las mismas. En este sentido, han surgido esfuerzos de algunas sociedades científicas y universidades para incorporar estos temas en los cursos anuales para médicos en formación y especialistas, con el objetivo de capacitar al personal de salud para prevenir, sospechar precozmente y otorgar un tratamiento oportuno, para evitar complicaciones severas en pacientes que no reciben la terapia adecuada.

En opinión del experto, estas enfermedades no son un tema prioritario para la salud pública nacional, por su baja frecuencia y la ausencia de condiciones climáticas, considerando la mayoría de los vectores y los hospederos intermediarios que requieren estas infecciones para establecer una transmisión autóctona en Chile.

Muchas de estas enfermedades están desatendidas y son ignoradas en gran parte de la región de las Américas, afectan a la población más vulnerable (principalmente niños), aumentando su carga de enfermedades crónicas, entre ellas la desnutrición y la anemia, lo que deteriora la calidad de vida y la esperanza de vida en esos países.

Los parásitos intestinales y hepatobiliares emergentes en la actualidad son Strongyloides stercoralis, Cyclospora cayetanensis, Ancylostoma duodenale en el tubo digestivo, Plasmodium sp. (malaria que inicia su ciclo parasitario en el hígado), Gnathostoma sp., que se comporta como una larva migrante visceral, diferentes tipos de leishmaniasis viscerales, esquistosomiasis en las vísceras abdominales.

Los médicos deben estar atentos en los viajeros que regresen y en extranjeros residentes que se presenten a consultar con síntomas sugerentes de estas infecciones, tales como: fiebre, diarrea, dolor abdominal, baja de peso, anemia, y/o lesiones cutáneas. Las consecuencias de no tratar oportunamente estas parasitosis, pueden resultar en complicaciones digestivas, hepáticas, o de otros sistemas donde pueden alojarse estos parásitos, generando desnutrición, anemia, transmisión o brotes familiares o al personal de salud.

En viajeros es altamente recomendable acudir con tiempo a una consejería en medicina del viajero previo al traslado a destinos tropicales, al menos 1 mes antes para poder programar las vacunas y capacitar en medidas preventivas para evitar picaduras de mosquitos e infecciones por agua o alimentos.

Actualmente el Instituto de Salud Pública posee técnicas que nos permiten acercarnos a algunos de los diagnósticos señalados, siendo el centro de referencia para estudio serológico principalmente de algunas parasitosis como Strongyloides stercoralis y Schistosoma sp. En cuanto a las terapias antiparasitarias, lamentablemente en nuestro país son muy costosas y hay escasez permanente de medicamentos específicos para estas infecciones, lo que muchas veces nos obliga a importarlas desde otros países de Sudamérica”, concluyó el doctor Rosas.

La Sociedad Chilena de Gastroenterología (SCHGE) advierte la necesidad de difundir el conocimiento de las nuevas enfermedades emergentes en pre y post grado, entrenar e incorporar las técnicas diagnósticas en más laboratorios de microbiología, fomentar el estudio e investigación en poblaciones de riesgo, y solucionar con iniciativas a nivel ministerial el acceso a las terapias antiparasitarias. Asimismo, recomienda educar a la población en medicina preventiva, creando la cultura de la consejería antes de viajar a zonas con estas enfermedades para recibir recomendaciones, vacunas, profilaxis entre otras medidas de protección.

Las novedades sobre infecciones gastrointestinales causadas por parásitos tropicales serán presentadas en el 39ª Curso de Avances en Gastroenterología 2018, que se llevará a cabo entre el 11 y el 13 de junio, en Hotel Sheraton.

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios ()