Estudiante de arquitectura transformó los baños de San Pedro

Luis Alberto Cabello Garrido Luis Alberto Cabello Garrido

Luis Alberto Cabello Garrido Luis Alberto Cabello Garrido

En la Aduana San Pedro, en el paso internacional Vergara, se llevó a cabo la entrega de la obra “Reconversión Baños de San Pedro” de la estudiante de arquitectura de la Universidad de Talca, Pía Montero.

Una obra que vino a mejorar considerablemente lo que por años estaba sin ninguna intervención, algo peligroso incluso para quienes intentaban cruzar el caudaloso río y finalmente un espacio que se estaba perdiendo de las grandes particularidades que ha poseído respecto a la temperatura del agua y su entorno.

Hasta este punto de la cordillera, llegó el alcalde de Romeral, Carlos Vergara, quien valoró el trabajo desarrollado por la profesional el tuvo una duración de aproximadamente 4 meses.

Un proyecto importante de parte de la estudiante de arquitectura, donde ella puso en valor a los Baños San Pedro, los que han estado por mucho tiempo en mal estado, donde hoy cuenta incluso con un pequeño puente para mayor seguridad de las personas, vigas de cemento para canalizar el agua y un disco de arado que le pone más valor e identidad a los elementos de trabajo de nuestra comuna. Esto además cuenta con señalética de los baños y una plataforma de madera para descansar y admirar la tranquilidad de la cordillera, la que da la bienvenida a quienes vienen desde Argentina y quienes visitan este hermoso lugar”, señaló el alcalde Carlos Vergara.

El resultado de esta obra, que viene a mejorar considerablemente el tema turístico de este punto cordillerano, se reflejó con la nota 7 para la alumna de arquitectura, quien logró mejorar el espacio de los baños de San Pedro en su infraestructura, utilizando materiales característicos de la zona, principalmente con piedras, maderas y una pasarela que entregará seguridad para quienes disfruten de este espacio que cuenta con abundante agua.

Para la estudiante de arquitectura, Pía Montero, decidió trabajar con el derrame termal de las pozas, debido a que en los últimos años el terremoto y los sismos, han desmoronado roca y han hecho que la temperatura del agua haya cambiado a una más fría. “La idea era tomar este derrame de agua termal y encausarlo mediante un sistema resistente en un receptáculo y dos vigas de hormigón armado que reciben la caída de agua hasta el lecho del río. Otra idea fue generar un punto de observación dentro de la alta montaña, que permite generar una pausa y permite apreciar la cordillera”, señaló Pía Montero.


LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios ()