Declaran inocente a asistente social acusado de violación y abuso sexual

Vivimos La Noticia

Vivimos La Noticia

 

 

En fallo unánime y tras un año y dos meses de permanecer en prisión preventiva en la cárcel de Curicó, el asistente social, José Luis Fernández Oyarce (42 años) recuperó su libertad, luego que el Tribunal Oral en lo Penal de esta ciudad lo absolviera de las imputaciones por los delitos de violación y abuso sexual, que supuestamente y según la fiscalía, habían afectado a una niña de nueve años, hija de la ex pareja del profesional.

Según informó Diario La Prensa, durante la mañana de ayer se desarrollaron los alegatos de clausura ante los jueces Amelia Avendaño, Sebastián Bustos, y la magistrado presidenta de la sala, Jimena Orellana, instancia en que la fiscal, Mónica Barrientos ratificó los argumentos entregados durante la semana de juicio, en torno a la presunta autoría de José Luis Fernández en hechos que, según su ex pareja, el individuo habría cometido en desmedro de la menor, hija de ella.

A inicios de semana, por los hechos, la fiscal había solicitado una pena de 15 años de cárcel, lo que fue apoyado por el abogado, Gastón Saavedra, del Servicio Nacional de Menores (Sename), quien había indicado que estaba el convencimiento que el ssistente social imputado, había cometido los episodios descritos en la acusación, constitutivos estos de violación y abuso en forma reiterada.

En la contraparte, el abogado defensor privado, Rodrigo Bustos, desde inicio del juicio, como en los alegatos de clausura de ayer, mantuvo su tesis, de total inocencia de su defendido, precisando que este estaba siendo víctima del sistema, y más aún, destruido en lo profesional, y especialmente en lo personal. De paso ayer acusó deficiencias en el trabajo de la Policía de Investigaciones (PDI), y del Servicio Médico Legal (SML) que terminaron por inculpar, “injustamente” a Fernández.

Tras el cierre de los alegatos, los jueces se retiraron a deliberar, entregando luego la decisión del caso, en torno a la acusación por los dos delitos que supuestamente había afectado a la menor, hija de la ex pareja del ahora ex imputado. “Este tribunal estima que el Ministerio Público y la querellante (Sename) no fueron capaces de acreditar más allá de toda duda razonable los delitos de abuso sexual y violación impropia”, leyó la jueza Orellana.

Agregó la magistrado que la “prueba aportada fue insuficiente”, y “en consecuencia el tribunal, en unanimidad, absuelve al acusado, José Luis Fernández Oyarce de la acusación fiscal; que de conformidad a la decisión absolutoria adoptada este tribunal dispone en forma inmediata el alzamiento de las medidas cautelares que afecte a José Luis Oyarce”,  con lo cual se decretó el egreso del ex imputado desde la Cárcel de Curicó.

El abogado defensor, Rodrigo Bustos, tras este dictamen que dejó en libertad a su defendido dijo que “estábamos en la absoluta convicción que mi representado es y sigue siendo absolutamente inocente y así lo ha determinado la justicia”. De paso el profesional advirtió que “aquí hay una persona que es inocente, y pese a ello lastimaron su honra, lo castigaron con un año con cárcel, y que recupera su libertad, porque la verdad triunfó”.

Solo minutos antes de las 14:00 horas de la tarde de ayer, José Luis Fernández, salió desde la cárcel para fundirse en innumerables abrazos con sus familiares y amigos. Ya en libertad  y entre lágrimas dijo que “ha sido un año  perdido, en que perdí trabajo; mi credibilidad como asistente social se fue a la mierda, y ahora no queda más que reinventarme”, fueron sus primeras palabras tras salir del centro reclusorio.

Al ser consultado si tenía confianza en el juicio respondió, “en realidad no, tenía mucho miedo, porque aquí se ve lo que se quiere ver; en todo momento se me apuntó, se habló de pedofilia, se me cuestionó, todo apuntaba en mi contra, la PDI, el informe del SML que es una porquería… no puede ser que un médico de este servicio diga que él aprendió como autodidacta la profesión de perito forense, sexológico”, afirmó.

Por último, junto con agradecer a Gendarmería, a todos quienes en él confiaron, José Luis Fernández, dijo que “no hay comentario” para la mujer que lo acusó, y agregó que para ella “no hay perdón”. “Soy inocente” fueron las últimas palabras antes de salir a la calle, y caminar junto a su familia, amigos y cercanos.

 

 

LEER ARTICULO COMPLETO
Ver los comentarios ()